domingo, 16 de diciembre de 2007

Jugador de póquer.-


En mi edificio tengo de todos los estratos sociales como vecinos, uno de los que es más curioso por su oficio, sin duda, es aquel que todos llaman el jugador de póquer. Nadie lo ha conocido ningún otro oficio. Un tipo que vive bien. Viste bien. No le falta de nada. Un ser solitario que trabaja de noche y duerme, la mayor parte del día. Yo le suelo hacer el seguimiento de vez en cuando. A veces trae compañía y eso lo hace más interesante. De una edad imprecisa, no pasa de los cuarenta y cinco pero se cuida bien y digamos que podría pasar por menos edad, si a esto le añadimos que cuida estrictamente la dieta, que la altura está por encima de la media, que su rostro es favorecido por los cánones de estética actuales, o sea el tipo está bien. Y eso que yo de hombres no entiendo. Intento ser objetivo y aportar nada más que datos. Uno de esos solteros de oro, solitarios y difíciles de cazar. Debe de tener algún secreto.


Por las habladurías, con las cartas debe ser bueno, auque también cuentan que en alguna ocasión anduvo metido entre rejas, desde luego que no lo parece. Si pasó unos años a la sombra, además por culpa de una fémina, según apuntan, eso podría confirmar su costumbre de lobo solitario.


Esa noche él llego tarde, mucho, yo estaba apunto de irme a dormir pero sus movimientos me dieron que pensar y apuré unos instantes, lo suficiente como para ver algo curioso. Según llegó a casa se quitó la corbata y arrojó lo zapatos lejos como si le molestaran, la chaqueta la dejó caer en el suelo sin importarle si se arrugaría o no. Se puso cómodo. Por lo que estaba viendo no se disponía a cenar, ni a ver una película, ni a ordenar la casa. Abrió un mazo de cartas nuevas. Extendió el tapete verde para jugar a las cartas. Bajó la lámpara que había sobre la mesa. Todo hacía pensar en una timba de cartas, ilegal, por supuesto. Aquello me interesó. Esperaría los acontecimientos sin prisas. El sueño se me despejó y me dispuse cómodo y atento para no perder detalles. La mesa dispuesta, la música baja, él seguía solo. Quién vendría a jugar???.


De repente cuando todo parecía estar preparado, se alejó hacia su cuarto, supuse que llamaría a los invitados. Pero no. De repente apareció con una muñeca hinchable, la sentó, la acarició sin demasiado interés y sin mediar palabra comenzó a jugar contra ella. No comprendía nada. Partida tras partida veía como mi vecino perdía contra una muñeca que ni siquiera pestañeaba. Al comenzar la partida ambos tenían un fajo de unos tres mil euros, calculo yo. A medida que pasaba el tiempo él se queda sin dinero. No perdió la calma. No se inmutaba, ni le temblaban las manos, ni sudaba, tampoco se levantó de la mesa en ningún momento. Él, que fuera ganaba siempre, era su oficio, su modo de vida. En casa perdía la mayoría de las partidas. Hasta que se quedó sin un céntimo. Increíble. Incluso imploró la última partida, como si pidiera un préstamo, uno de esos pagares de juego que tienes que pagar más tarde o más temprano. También la perdió.


Al terminar la partida, sin decir nada. Apesadumbrado, fue apagando las pocas luces que quedaban encendidas, pude ver como se arrodilló para meterse bajo la mesa. La muñeca inmóvil con unos ojos perdidos, mirando al infinito. Ví como él tuvo que pagar de alguna manera aquella última partida perdida. Sin rechistar. Ella a cambio nunca le diría que la deuda estaba saldada.


El vecino del 4º

(fecha de edición anterior 18 Septiembre 2006)

16 comentarios:

Adare dijo...

Hummm...
Y si estaba practicando su cara de poker??
Yo creo q debería practicarla tb... pero prefiero practicar con personas humanas :P xDDDDD

Malvaloca dijo...

Casi todos tenemos algún defecto de fabricación y, con frecuencia, somos nuestros peores enemigos.

Es posible que, alguna vez, necesitemos jugar una partida contra nuestros propios fantasmas.

Besos

El vecino del 4º dijo...

Adare, yo tb prefiero siempre prácticas con personas humanas...jejejjejejje...

tu vecino del 4º

posdata: llevabas tiempo missing...asias por la visita...muas,muasssss

El vecino del 4º dijo...

Malvaloca, no lo dudes, no una, muchas veces necesitamos a enfrentarnos a nosotros mismos, es la manera de ir resolviendo cosas...

besos-besos

tu vecino del 4º

Adare dijo...

Missing pero aquí sigo... acechándote entre las sombras... y pensando... sobre todo pensando.
Eso sí, si no estoy tan cansada como para omitir hasta eso xDDDD

florci dijo...

vaya con la muñeca!!jajajjjaajj nada que el tenia que pagarle de alguna manera no? jajjajajajaj suele pasar, fuera se gana pero luego en casa hay que apechugar!! jajajjjjajajj
me ha gustado mucho el post, con un final sorprendente!! nunca imagine que el tio sacaria una muñeca hinchable!!! jajajjajaj
saludos!

Veïna dijo...

Vecinico!!!

Vengo a darte mi abrazo de Navidad!!!

Felices fiestas!!

Bon Nadal

Petonets

El vecino del 4º dijo...

florci: jejejejjeje...me alegro que te haya gustado, gracias por esa sonrisa que has dejado con tus comentarios...

besos-besos

tu vecino del 4º

El vecino del 4º dijo...

Veïna, gracias por las felicitaciones...bombónnnnn... que lo pases mu bien... te deseo lo mejor para tí y para los tuyos...

besos-besos

ahhhhh... vecinita, no olvides en estas fiestas tener algún momento...mmmmmmmm...ya sabes no????...jejejejjejjeej...


tu vecino del 4º

prometeo dijo...

Yo prefiero el mus, todos esos con apuestas me parecen un poco fulleros.
Y Felices Fiestas, vecino.
Un abrazo.

El vecino del 4º dijo...

Prometeo...felicesssss fiestas...por preferir-preferir...
yo prefiero el ajedrez...jejejejjeje...

tu vecino del 4º

Malvaloca dijo...

Felices Fiestas, Vecino.

Un beso

El vecino del 4º dijo...

Malvaloca: igualmente Malva y Loca...felicesssssss fiestasssssssss... que corra el cava y los deseosssssss...


besos-besos

tu vecino del 4º

Malena dijo...

Hola Mi vecino. Vengo a desearte que pases una Feliz Navidad y que el próximo año venga cargado de cosas buenas para tí.

Un beso muy grande.

El vecino del 4º dijo...

Muchas gracias Malena...será un placer compartir todo lo bueno contigo y con los demás...

besos-besos

tu vecino del 4º

Malvaloca dijo...

Una de las cosas buenas que tiene cada año son los ratitos que compartimos aquí. Espero que el 2008 esté lleno de ellos.

Feliz año. querido Vecino.

Besitos