viernes, 20 de septiembre de 2019

Ocurrencia o pesadilla...



Sentado en su jardín, pensando en sus cosas. Respiró profundamente tras un día eterno, extraño y más largo que el infinito ida y vuelta y un poco más. 
Levantó una de sus manos y guiñando el ojo derecho su mano tapó una de sus estrellas favoritas, al retirarla la estrella llamada Hamal, la más brillante que la constelación de Aries había desaparecido. 
Volvió a repetir al azar, estrellas, planetas, constelaciones fueron apagándose silenciosamente. El universo se desvanecía sin que nadie se percatara. 
Se atrevió  con la luna. 

- Mi mano tiene un extraño poder que no comprendo. 

Sentado en su jardín mientras sus padres volvían del trabajo se dio la vuelta y probó guiñar y tapar su casa recién estrenada. La casa desapareció sin estruendos. Fue borrando su barrio, carreteras, semáforos, pasos de cebra, cubos de basura. Todo a su paso se desdibujó como la arena del desierto.

Un adolescente se perdió para siempre, llevándose el universo al completo. Sin previo aviso. El apocalipsis  que nos contaron sucedió de muy diferente manera. 

El vecino del 4º
posdata: un agujero negro en su mano. Y si no fuera una ocurrencia, o una pesadilla...






viernes, 28 de junio de 2019

Y ahora qué...





De repente se preguntó y ahora qué...
Demasiado tarde,  había cerrado todas las puertas. Las llaves arrojadas a un pozo sin fondo.
Móvil quemado, pisoteado y reciclado en el contenedor.
Sin dinero, sin sueños, sin amigos, sin casa, sin coche, sin nada.
Pero calle abajo desapareció con una amplia sonrisa como cuando volvía del colegio con las mejores notas.
Y ahora qué...qué importa...

El vecino del 4º

posdata: ...  detrás de unos puntos suspensivos siempre viene algo...




lunes, 20 de mayo de 2019












Tras su última decisión, absurda, sin sentido, aún no sabe por qué la tomó. Sigue dando vueltas a un agua que no lleva a ningún río, a ningún mar, a ninguna parte.  En su último paseo, al atardecer de una primavera anodina y triste. De repente paró en seco, dio la vuelta sobre si mismo y con una voz desconocida se dejó caer.
- Has sido tu...yo no quería...maldita sombra, no vuelvas hablar nunca más por mí.

El silencio atronador fue la única respuesta, las alondras y los gorriones buscando hueco para la noche. El sol guiñó los ojos a luna y el caminante continuó su paseo dejando allí mismo la mala sombra. 

El vecino del 4º
posdata: sin saber bien por qué...


domingo, 30 de octubre de 2016

Casi vacío.-


Metió sus dedos dentro, esta vez no para satisfacerse. Sólo quería descubrir si ella seguía allí dentro. 
Si seguía siendo la misma de siempre. Si dentro de ella misma habitaba ella misma. 
Descubrió lo peor que cualquiera puede descubrir. Estaba vacía. No había nada. No había nadie. 

A continuación comenzó a acelerar los movimientos de sus dedos sin pensar en su terrible drama.
Al fin y al cabo se alejaría de ella misma pero, al menos, habiendo disfrutado por última vez. 


El vecino del 4º

posdata: cualquier excusa es buena para encontrar en la satisfacción un momento especial.


miércoles, 12 de octubre de 2016

reunión de dioses...

Dicen que un día se reunieron los Dioses, no hace demasiado tiempo y tuvieron un encuentro de esos que suelen tener de a poco. Hablaron de lo humano y de lo divino, pero sobre todo reconocían entre risas que no pueden solucionar tanto lío, tanto alboroto, que la cosa se les iba de las manos...

- Mis seguidores no me hacen caso, ahora les ha dado por ponerse velos y taparse cada vez más.
- Los míos, siguen acumulando fortunas en cualquier banco, mientras otros mueren de hambre ahí mismo, a su lado.
- Yo sigo alucinando porque mis seguidores se cruzan de piernas, cierran los ojos y creen flotar sobre el frío suelo...imaginando que todo se va a solucionar sin más.
- Yo en el infierno tengo tantos que ni me preocupo en asomarme para ver qué hacen o qué piensan.

Así transcurría la noche de los dioses casi hasta el amanecer. Risas, reflexiones lejanas y chascarrillos celestiales para pasar un día más. Hablar por hablar conscientes, como siempre, que los problemas no se solucionan mirando a las estrellas.

Entrada ya la noche mi querido vecino del 4º se levantó y entre aspavientos y maldiciones les mandó a todos al infierno y vociferó, de malas maneras...

- Joder...iros ya a dormir entre nubes de algodón pero bien lejos, yo mañana madrugo y así nadie puede conciliar el sueño. Hagan el favor de no molestar. Como se nota que algunos no trabajan!!!...

El silencio se estampó en el firmamento, al fin pudo dormir sus últimos minutos antes de que el reloj sonara a notas celestiales.


Vecino del 4º

posdata: procuro templarme, pero a veces uno pierde los papeles...diossssssssss...







viernes, 7 de octubre de 2016

Camina hacia atrás.-


Él ha descubierto la manera de no equivocarse jamás y lo está explotando. Yo, llevo tiempo tras suya para descubrir su secreto, me hice amigo de él. Le dí todo lo que poseía. Escuché cientos de sus conversaciones, con y sin interés. 
Y una noche  tras muchos esfuerzos obtuve su fórmula mágica.

- Simple amigo, yo camino hacia atrás. Cada vez que me confundo, así de simple. Camino hacia atrás y cuando vuelvo a reanudar la marcha acierto. Y si acaso me volviera a confundir, vuelvo sobre mis pasos y empiezo otra vez.

Lo he intentado mil veces...los vecinos me dan por loco, de hecho me paso el día caminando hacia atrás. Sigo siendo el mismo tipo de siempre, sin fortuna, apenas amigos y ya pocas ganar de caminar. 


Vecino del 4º
posdata: camina y ya casi ha reventado...

domingo, 17 de enero de 2016

Operario.-




Operario.-

En aquella ciudad era el único operario que había. Sí, increíble pero real. Todo eran jefes de negociado, de sección. Directores generales y subdirectores. Directores de departamento de área y sección. Jefes por cualquier rincón. Juan no podía dejar de trabajar ni un solo instante. Siempre vigilado, aunque nunca le tuvieron que llamar la atención. Un operario perfecto que hacía que todo funcionara correctamente. Le daba tiempo a recoger todas las papeleras de la ciudad, atender a la poda de los árboles en otoño y al tiempo reponer productos en las tiendas. Capaz de solucionar averías y reclamaciones de los usuarios de los distintos seguros. Un mecánico increíble que era capaz de anticiparse a las averías siempre. En sus ratos libres, pocos, leía novelas de amor a los ancianos en la residencia.
Un operario perfecto, como solían referirse cuando hablaban de él,  que si continuaba cumpliendo con los deberes con tanta eficacia hay quien decía que acabaría ascendiendo de categoría.


      - Horror!!!... entonces quién atenderá la ciudad?...

      - No importa él es feliz amasa una inmensa  fortuna, no tiene tiempo para gastar el          dinero que gana. 


Vecino del 4º
Posdata:  Hay cuestiones que pareciéndonos imposibles son tan reales y viables como la vida misma.