jueves, 11 de septiembre de 2014

Y si no pasa nada...algo pasa.-

Y si no pasa nada,siempre es porque está pasando algo. No puedes contactar con la luna???...no importa envíale un twuitter. Si no te sigue síguela tú. Son tiempos en los que las mentiras se envuelven a tu cuello como si fueran una bufanda de la mejor de las lanas. Lo peor es que se te queda ahí incluso cuando llega el verano. 
A veces me dan ganas de inventar palabras nuevas para evitar que la gente grite, o peor aún que se callen y sólo griten por dentro. 
El verano está poniendo el último fuego que le queda pero no llega ese viento fresco del norte que tanto esperamos.

Cuando cantes un blus no mires atrás, sencillamente espera que el sonido se marche y arrastre los problemas que nos rodean.-

El vecino del 4º.

posdata: no es que haya vuelto...es que nunca soy capaz de irme.- Por aquí andamos. 


miércoles, 10 de abril de 2013

Aterrizo como puedo...


Acabo de volver de ninguna parte. Nada mas aterrizar comprendo que seguimos en las mismas de siempre. La palabra construye y el hombre destruye. Por las venas del universo corre la poesía, la tinta y las musas andan medio desnudas y sin embargo aquí seguimos en las mismas. Tenemos de sobra de casi todo y continúan haciéndonos falta las mismas cosas.
De tropiezo en tropiezo hasta la caída final...
En fin...

el vecino del 4º
posdata: yo tropiezo, tú tropiezas?...

lunes, 4 de marzo de 2013

Sobres... no gracias...

 
No les corre sangre por sus venas, son sellos invisibles para  esos sobres que circulan en todas direcciones. No tienen pesadillas en las que se quedan sin trabajo, sin saldo, sin casa...en sus bonitos sueños lo que tienen es un eterno desasosiego por cambiar la cuenta corriente a otro paraiso fiscal más lejano, más oculto. No les tiembla la voz ni la mano cuando aplastan, despiden y se orinan, cada día,  sobre los buenos hombres y mujeres en todos los rincones del planeta. No tienen memoria para sentirse culpables jamás por nada. Aman siempre de pago, por lo privado claro. Caminan erectos como si se creyeran que son la evolución de la especie. Y así hasta el infinito, es muy larga la lista de agravios entre unos y otros.
 
Son ellos o nosotros.
 
La luna continúa ahí arriba, no me extrañaría que cualquier día baje con un látigo hecho con cuerdas y expulse a quienes se lo han ganado a pulso. Igual ni siquiera es necesario que la luna se moleste en bajar al ruedo.-
 
 
posdata: somos gentes, somos buenas gentes que tienen un límite, casi infinito. Casi.
 
 
El vecino del 4º

martes, 1 de enero de 2013

Si tu lo dices...

    
Ves amor...está la ciudad encendida sólo para nosotros, por todos los rincones, los árboles lucen como bombillas de paz infinita, las guirnaldas caen desde más allá del cielo, es todo un espectáculo. Se respira incienso, mirra y las risas son las alfombras de todas las casas. La niebla parece azucar con sabor a menta, limón y un ligero toque de canela salvaje. Desde las casas el murmullo de fiesta se mezcla con olores de banquetes imperiales. Un mundo nuevo está a punto de comenzar mañana mismo y las uvas del tiempo se van a deshacer en nuestros labios como el fuego de los dioses. Es navidad y todo lo demás poco importa. El mundo, el horizonte y todo lo que alcanza nuestra vista y nuestros sueños es nuestro.
 
- Si tú lo dices...amor...
 
El vecino del 4º
 
posdata: los ojos del tiempo un año más nos ciegan, por unos días, y no merece la pena explicarlo mucho más...

viernes, 30 de noviembre de 2012

Dijo No.-

 
Desde que nació todo había sido abrir puertas a los que le rodearon, siempre diciendo Si. Abriendo manos para dar cualquier cosa. Escuchando en cualquier momento. Sabiendo llorar o reir junto a quien lo necesitó, a cualquier hora. Entregado a su barrio, a su pueblo, a su patria a cambio de nada. Entregado sin límites sin llevar la cuenta ni esperar nada. Entregado al universo entero con todas sus constelaciones, planetas y estrellas.
Y un día cualquiera dijo No. El mundo continuó su camino sin percatarse de nada. Como si nada hubiera ocurrido.
Sin embargo se bien que aquel día las musas lloraron sin parar. Desde entonces lloran cada noche de luna llena. Vierten sus lágrimas al mar, sin que nadie se percate, sin ruídos, sin estridencias, sin llamar la atención.
 
Ahora comprendo que el mar será siempre salado, irremediablemente.
 
El vecino del 4º
 
posdata: sueño con un mar dulce como el almibar, dulce como tus besos muchacha de ojos de luna.-
 
 
 

domingo, 18 de noviembre de 2012

Incomunicados.-

 

Y si supiera, al menos,  dónde ha estado, pero él nunca habla. Calla siempre, a todas horas. Veinticuatro horas callado. Sólo me basta mirarle para saber que oculta algo. Pero no hay manera de sacarle una sola palabra.
Cuántas veces he soñado con cientos de diálogos como dos personas civilizadas que conviven desde el principio de los tiempos.
 
- Y de dónde dices que vienes.
- De devorarme por dentro. Vengo del mismísimo infierno. He intentado purgar todas mis culpas y ha sido imposible.
- Y qué tal  la carretera a la vuelta.
- Como siempre repleta de locos, delincuentes, cómplices, y ovejas descarriadas que van camino del matadero sin saberlo.
- Interesante cariño. Te pondré la cena que debes estar agotado.
- Sí. Gracias.
 
Y sin embargo cada vez que intento iniciar una conversación se da vuelta y se marcha hacia ninguna parte.
 
El vecino del 4º
 
posdata: cada vez se necesita más tiempo para saborear los silencios y cuando los silencios no te llevan a ninguna parte qué importan los ruidos...
 
 

domingo, 4 de noviembre de 2012

Donante frenético...

 
No fue con los saltos desde el paracaidas, ni cuando le dió por bucear rodeado de tiburones en cualquier isla perdida. Tampoco su pasión por la velocidad. Ni siquiera con la práctica de todo tipo de deportes de riesgo. Nada parecía poder con él. Su actividad frenética en cualquier empresa que acometía no permitía adivinar un final inesperado.
 
Se sentó como un viejo cheroki, al atardecer, cerró los ojos y a sus escasos cuarenta años se dejó morir. Sin avisar a nadie. Sin dejar una nota aclaratoria. Una lágrima contenida le inundó los pulmones y murió al instante.
 
La autopsia no supo explicar nada. Sus familiares no se decidían sin enterrarle o icinerarle. Alguien comentó que mejor donar su cuerpo para que los trasplantes de sus órganos salvaran vidas. Así se hizo.
 
El vecino del 4º
 
posdata: en una ocasión le escucharon decir que había nacido muerto y que el resto del tiempo viviría para contarlo...