miércoles, 21 de diciembre de 2011


Vendió su alma por el primer verso de aquel poema. Tanta era la sequía de fantasía e imaginación. ¿Tanto vale un verso? pensó mientras firmaba cientos de papeles para dejar atado el trato. Al fin ya tenía el verso pero no pudo, por mucho que lo intentó, terminar el poema. Se quemó en el fuego eterno para siempre. Sus lágrimas no apagaron ni el dolor ni las llamas.
vecino del 4º
posdata: venderse no sirve de nada pero seguimos intentándolo todos los días...

4 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Efectivamente, tanto puede valer un verso. Estupendo, vecino. Que pases felices días!

Prometeo dijo...

Un verso y una flor o que no daria yo por un beso...feliz navidad, que esten estos dias llenso de alegria y risas, confeti y cariño, besos y amor...un fuerte y especial abrazo ene stos dias.

El vecino del 4º dijo...

Marcos y Prometeo os deseo lo mejor en estos días tan especiales...Felices Fiestas... que vuestros sueños se cumplan instantes antes de desearlos...

el vecino del 4º

EMBRUJO dijo...

hola entré de casualiá en tu blog sii tanto puee valer un verso porque se escriben con el sentimiento
saluditosssssss