domingo, 18 de noviembre de 2012

Incomunicados.-

 

Y si supiera, al menos,  dónde ha estado, pero él nunca habla. Calla siempre, a todas horas. Veinticuatro horas callado. Sólo me basta mirarle para saber que oculta algo. Pero no hay manera de sacarle una sola palabra.
Cuántas veces he soñado con cientos de diálogos como dos personas civilizadas que conviven desde el principio de los tiempos.
 
- Y de dónde dices que vienes.
- De devorarme por dentro. Vengo del mismísimo infierno. He intentado purgar todas mis culpas y ha sido imposible.
- Y qué tal  la carretera a la vuelta.
- Como siempre repleta de locos, delincuentes, cómplices, y ovejas descarriadas que van camino del matadero sin saberlo.
- Interesante cariño. Te pondré la cena que debes estar agotado.
- Sí. Gracias.
 
Y sin embargo cada vez que intento iniciar una conversación se da vuelta y se marcha hacia ninguna parte.
 
El vecino del 4º
 
posdata: cada vez se necesita más tiempo para saborear los silencios y cuando los silencios no te llevan a ninguna parte qué importan los ruidos...
 
 

4 comentarios:

EME Logar. dijo...

Hola vecino, hay veces que es mejor no decir nada, las respuestas pueden ser dolorosas por lo que se lee entre lineas...

Saludos amiguete

eMe (el artista antes conocido como Milú) xd

Marcos Callau dijo...

Hay silencios que matan... Aunque conversaciones como la que has plasmado aquí...no ddejan muy buen cuerpo...jeje Abrazos.

El vecino del 4º dijo...

Emeeeeeeeeeeeee...saludos...me alegro de verte por aki...

espero que todo te vaya biennnnnnn... un abrazo...me parece bien el cambio de nombre...espero acostumbrarme...

el vecino del 4º

El vecino del 4º dijo...

Un abrazo Marcos me alegro de verte por aki, pasé por tu blog y me encantó descubrir a un músico del que hablabas...no recuerdo su nombre pero me encantó...continuaba la estela del gran Frank Sinatra...en fin

saludos y gracias por la visita...

el vecino del 4º