viernes, 12 de octubre de 2007

Amor y Sexo a ciegas.-



Ella, mi vecina del tercero "C", lleva meses que no se molesta en buscar nuevos novios. Ha roto con el protocolo de búsqueda. Ahora, sencillamente, alquila hombres, les paga, se desahoga y continúa con su vida como si nada. A mí me parece bien, yo sólo miro por mi ventana, y después aquí les cuento lo que veo. Ella les recibe sin demasiadas explicaciones, sin demasiados rodeos. Cuando abre la puerta se muestra como es. Quieta, frente la puerta, les deja que se identifiquen, su fiel perro Pirata permanece atento, yo no discutiría con él. Suele vestir colores que no llamen la atención, lo que más resalta en ella en esos instantes al verla es su bastón blanco, del que no se separa y sus gafas de sol. Siempre las lleva puesta. Ellos suelen tener una reacción de distancia o frialdad, como de quedarse un poco parados al principio. Cuando todo se aclara les deja pasar. Ellos cumplen su trabajo. A veces creo que con ella se recrean, se dejan llevar más allá. Suelo confirmar que la mayoría no abre los ojos nunca. Comprendo que tratándose de mi vecina ellos tengan ese detalle. Mi vecina disfruta de lo lindo, paga bien y exige resultados, aunque no lo exteriorice. Una vez que comienzan a desnudarla deja de dirigirles la palabras. Se centra en vivir el momento centímetro a centímetro. Es pasiva en la acción pero nadie podrá dudar de que es quien más disfruta en esos momentos. Jamás permite que le quiten sus gafas, ni quedarse sin su bastón blanco en cualquiera de sus manos.Dependiendo de cómo le vaya la economía o las apetencias, suele tener un par de visitas mínimo a la semana. Ya, desde luego, casi la tengo cogida el ritmo, para mí era fácil esperar el momento. El día que llama para un servicio se baña con mucha espuma, en lugar de la ducha rápida, se pone una ropa cómoda y fácil de quitar pero siempre muy sensual, las gafas y el bastón blanco no faltan nunca. En el último momento unas gotas de chanel nº 5 y ya está todo preparado. Después de la cita el rito también se desarrolla con precisión. Él cobra sin mediar palabra alguna. Ella paga con el dinero dentro de un pequeño sobre de papel reciclado, ligeramente perfumado, como no. Ella les despide ofreciéndoles una de sus manos que ellos siempre besan: no muerdas la mano que te da de comer decían en otras épocas, aún se repite en cierta manera, cada día. Cuando se cierra la puerta, tras unos instantes de silencio y al confirmar que el ascensor baja. Mi vecina respira como si hubiera terminado algo importante. Suele apretar las manos en señal de triunfo y da un pequeño saltito. Arroja las gafas sobre el mueble de la entrada y lanza sin piedad el bastón blanco sobre el viejo paragüero. De poco le valen ya ni las gafas, ni el bastón, corre de nuevo, esta vez toca ducha rápida, si no es tarde llamará a las amigas para salir. Llama a su fiel perro con un silbido sensual y suele terminar diciendo:
- Son como niños, juego con ellos, con esos que creen que todo lo saben, que todo lo ven. En realidad no ven nunca nada. El de hoy no estaba mal eh???? Pirata????... te has fijado que tenía tantas pecas que casi me da la risa cuando entró... tú si que eres guapo Pirata, anda ve a la cocina que te pongo la cena. Me tengo que preparar para salir y tú tienes que cuidar la casa como siempre...

El vecino del Cuarto 30 de septiembre de 2006


7 comentarios:

Coco dijo...

Mmmm que bueno, cada día me sorprende mas tu ventana, puedo mirar un poquito por ella?? sii??

Besos mil vecino

Coco

MARISA dijo...

Buenas:

Soy la vecina del tercero, cuando quieras, te pasas, tomamos café y ya veremos..

(juas juas es broma, me han gustado mucho tus historias, volveré a entrar en tu pisito,buen blog!)

Adare dijo...

Mmmm...

A veces es mejor no ver... para más sentir...

Venegas 40 dijo...

Ojos que no ve...
tortazo que les das.

Mariquilla Terremoto dijo...

No hay peor ciego que el que no quiere ver, da igual que use gafas o no jejejeje

Muy bueno ;)

Besos eternos
M x

7lunas dijo...

Las palabras, los gestos, la imagen…, todo sin duda dice lo que somos, como somos y hasta quienes somos, solo hay que saber leer, escuchar, mirar, sentir…..

Ciega para el sexo, en el sexo, por el sexo…

Interesante historia vecino, como todas las que sabes ver y escribir...

Jess Rabbit dijo...

Nunca verás esto, lo se, es una entrada tan antigua... encontré el post por buscar sexo con una mujer ciega, porque existen las mujeres que a final de cuentas si somos ciegas y que también necesitamos amar. Que bueno que no fuera verdad en la historia y que triste que si sea la verdad en esta mi realidad.