miércoles, 17 de octubre de 2007

Paseo sereno y minúsculo.-





Podría querer ser el protagonista de cualquier película, el líder de una banda, el primero de la clase, el más hábil ladrón de mi barrio, el presidente de la comunidad de mi edificio...pero lo mío es otra cosa. Con poco me conformo. El sabor dulce de una puesta de sol, incluso vista entre edificios grises y tristes, el olor de la lealtad, pase lo que pase, los sueños de libertad entre mis cuatro paredes, la música de un viejo blus que se arrastra por toda la casa, ese bonsái que me acompaña, atento pero en silencio, en los últimos años...incluso estas pequeñas cosas, son demasiado.
Hoy por ejemplo he decido convertirme en un ser pequeño, minúsculo, apenas perceptible. Sin más. Ella no lo notará, le parecerá todo un sueño hermoso. Eso espero.
Voy caminando sobre su cuerpo, soy una pequeña figura, casi invisible. Haré un viaje sin prisas, sin tiempo. Todo sensaciones.

He aterrizado en la cabeza, sobre sus cabellos, una jungla de suavidad y olores afrutados. Me cuesta adentrarme y recorrer sobre la cúpula de sus pensamientos, de sus sueños, de sus deseos. Me siento a imaginar qué imagina. A soñar qué sueña. Tomo un respiro y busco la salida hacia su frente amplia. Hacia su rostro siempre iluminado por una sonrisa gratis, a cambio de nada. Salir de una jungla inmensa de cabellos y descubrir su rostro abierto me acelera las pulsaciones. Agotado por el esfuerzo reposo, unos instantes, sobre sus cejas. Perfectas. No sobra ni falta nada. No pondría ni quitaría nada. Como un niño guiño uno de mis ojos y salto hasta una de sus pestañas. Sus ojos cerrados me lo permiten, sus labios húmedos me tranquilizan. Su pequeña y juguetona lengua asoma discretamente por unos instantes y vuelve a su dulce guarida.
No puedo resistirme y me acerco a uno de sus oídos y le grito con todas mis fuerzas. Apretando las manos bien fuertes.
-Te quiero!!!!!.
El eco resuena una y otra vez con fuerza dentro de pabellón auditivo.
Ella bien sabe que dosifico esas palabras. Yo bien sé que, esta vez, no me ha escuchado. También intuyo que ahí han quedado mis palabras para siempre. Corro rápido hacia su cuello. Me han entrado prisas y me descuelgo desde su barbilla. El tobogan de muchos de mis deseos. De muchos de mis comienzos. Le muerdo la barbilla y mira hacia el cielo. Así empieza muchas veces un asalto. Sin previo aviso. Esta vez el minúsculo mordisco queda sellado ahí para siempre.

Sus pechos, erguidos, al aire, tan hermosos, tan dulces. No puedo correr. Cómo podría estar en los dos a la vez????... cómo saborear todo al instante???... Elijo el de siempre. Siempre hay uno que va primero. Siempre. Después el otro. Me cuesta escalar. Mi tamaño me está permitiendo este infinito mundo de nuevas sensaciones. Pero el esfuerzo es comparable a esas escaladas que nos cuentan en la “Dos TV”. El sudor y el cansancio no me detendrán. El viaje es desde lo más alto hacia abajo. Hacia los infinitos. Hacia el secretos de los tiempos. El corazón bombea endorfinas por demás. Envueltas con el pasado, con el futuro. Con la experiencia. Yo qué se. Continúo. La carrera se hace alocada. Sobre su vientre. Ahora llego a la meseta central hago piruetas, patino, me revuelco. Me descuelgo dentro de su milenario ombligo. No me cuesta entrar y salir. Un par de veces más, es tan divertido que el cansancio es superado por la excitación del viaje.
Sé que ahora toca llegar al centro de su universo. Descanso antes de abordar el monte de Venus. El sudor me inunda. Las pulsaciones son más altas que nunca. Humedezco mis labios, tomo aire y tiempo para poder continuar. Ya falta poco. Cruzo desde el monte de Venus, desciendo hacia el mejor sus secretos. Hacia ese lugar que siempre es diferente. Que siempre me sorprende. Que siempre me entrega sin condiciones, y yo sigo agradeciéndolo pero sin saber cómo recompensarlo. No es necesario. Ya se.
Estoy dentro de un mundo nuevo. Me dejo llevar, navego entre sus deseos, la temperatura me recuerda cosas, de un pasado impreciso, antes incluso de haber nacido. El placer es infinito. Me quedaría aquí para siempre.

- Amor. Me he despertado con un sabor a ti increíble. Más dulce que la miel. Me dirás que soy tonta, pero he soñado que estabas dentro de mí. Me quedé dormida. Lo siento. Gracias por todo. A veces creo que estas cosas no te las debería contar. Pero se me pasan por la cabeza y tú me miras así... que no puedo resistirme...
- No te preocupes. Yo también me quedé dormido. Sólo que me he despertado un instante antes que tú. No sé que he soñado, pero me he despertado como si hubiera vuelto a nacer. Hacer el amor es una manera de renacer cada día. Y por cierto, nunca dejes de decir lo que pienses. Me encanta escucharte.

La tarde arropa la ciudad dulcemente. Mi barrio sigue siendo bullicioso. Pero aquí se está tan bien.


El vecino del 4º




Posdata: No hay sueño imposible...

9 comentarios:

lunadeplata dijo...

En serio, q bonito, q sereno, q dulce... Te mereces una tarta de chocolate, de esas, de las buenas!
Encantador tu baile de palabras...
Yo tb pienso q la vida está hecha de las pequeñas cosas, y q los pequeños detalles hacen de esta vida la fiesta del paseo.
P.D Ummm no dejes escapar a esa chica, creo q hacéis una buena pareja!
Besitos de luna de plata

lunadeplata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
iceman dijo...

Vaya descripcion!, me ha gustado, una forma poco convencional o nunca vista de describir eso que tanto nos gusta, ;)

Saludos!

Carnmars dijo...

Un paseo precioso vecino!!! me ha encantado...

Besicos.

Malena dijo...

Me ha gustado el post, vecino. Una forma muy sensible de explorar el cuerpo de la persona amada.

Un beso.

Mariquilla Terremoto dijo...

Que tierno vecino... eres único para describir el universo del amor.

Me ha encantado; es precioso.

Un beso eterno
Mx

pd, tengo que confesar que leyéndote esta vez he sentido celos de tus musas...

7lunas dijo...

Es cierto, no hay sueño imposible...,
por ello ahora mismo te estoy besando...

eva dijo...

Hola vecino!!
Como estas??
Sabes quien soy?? Haber, soy Zeperina!! Soliamos coincidir en la sala de poetas en Zeus!!
Estaba mirando unos spaces y en uno de ellos vi la direccion de tu blog y no me pude resistir a entrar y dejarte un saludo!!
Espero que este muy bien!! Veo que sigues escribiendo sobre este magnifico edificio!!! Me encantaa!!
Te dejo miles de besos!

pandora dijo...

tan lindo paseo, tan suaves palabras para describir un tierno paseo, un paseo que cada día sabe doferente, pero de igual forma....tan conocido...

un beso desde mi caja.
pandora.