viernes, 11 de julio de 2008

Chesterfield Town.-




He logrado estar todo este año estudiando ingles y auque no sé aún si he aprendido algo, lo cierto es que me ha servido para escaparme de mi barrio por unos días. El avión no es mi preferencia para moverme, pero es lo más rápido. Cerrando los ojos al salir y al llegar al destino, todo lo demás es como si no tuviera importancia. Creo que he viajado en grupo, pero como siempre es como si hubiera estado la mayoría del tiempo sólo con mis fantasías y esos personajes que van entrando en mí sin apenas darme cuenta.

Hemos llegado al hotel con ganas de patear calle, de practicar el idioma, de hacer amistades. Venía buscando el calor de las voces desconocidas y ha sido la arquitectura la primera que me ha atrapado. Esas casas centenarias que cuentan historias en silencio, esos suelos empedrados suaves por el desgaste del agua y los viandantes. Esas pequeñas iglesias rodeadas de lápidas centenarias. Y todo tan verde. Veo tanto verde junto, jardines milimétricamente podados, árboles inmensos, más que centenarios, un aspecto tan delicadamente conservado que el alma se me alegra al instante, sin embargo las gentes de aquí no parecen alegres, en sus caras es como si escondieran miedos milenarios y desconfianzas pasadas. Sus rostros blanquecinos les da una cierta apariencia de débiles y enfermizos. No parecen saber reír a pierna suelta. Intento tomar notas en el papel, pero no puedo evitar echar mano de la cámara de fotos, el primer día estoy tan nervioso que me dejo llevar hasta perderme. Mis pies mandan.

Sin apenas darme cuenta la noche me ha sorprendido, delante de un viejo Pub, “Captain Morgan”, mis pies no pueden evitar subir unos escalones. El olor a cerveza de barril es penetrante, la música alta suena Bon Jovi. En la barra una inglesa trata de entender que quiero una pinta de Guinness, es lo más sencillo para empezar. Un lugar casi vacío, amplio, con ese color de que el tiempo por aquí ha pasado dejando huellas, una mesa de billar dónde juegan dos muchachos demasiados jóvenes sin sexo definido a primera vista. Juegan con las bolas rojas y amarillas, sorteando la negra y golpeando con la blanca. Entre bola y bola se rozan y se miran con ojos felinos. En este antro tardan demasiado en tirar una cerveza, había olvidado que la cerveza negra se sirve sin prisas, sin demasiada temperatura y sin aperitivos. Me da tiempo para ojear, hay libros antiguos en un rincón, y un viejo piano cerrado a cal y canto. De Bon Jovi los acordes dan un salto y de repente suena el Muro de Pink Floyd. Contundente, es como si la luz en el local bajara, a mis espaldas un escalofrío me hacen girar la mirada. Un joven con el pelo despeinado de estudio abraza a una chica con unos pechos exultantes. Se funden en un beso de lenguas profundas, ella afectada por el alcohol apenas atina a meter la mano en la bragueta de él. El busca bajarle el pantalón con prisas, atropelladamente. La barra del bar está solitaria, y yo es como si nadie me estuviera viendo. Han debido aprovechar que la camarera habrá ido al servicio. El pantalón de ella ha caido sobre el taburete, sus piernas se enrollan en el torso del joven, el minúsculo tanga cae al suelo de un solo tirón. El empuja, casi con espuma en la boca, jadeando mientras el Muro suena cada vez más alto. La bola negra se ha colado por la tronera antes de tiempo, uno de los dos jugadores salta de alegría y el otro se retuerce de dolor. La pareja de fuego ha llegado al final de un encuentro de apenas dos minutos.
Creo que la camarera me pregunta que si voy a tomar algo más para evitar preguntar qué ha pasado en su ausencia. Señalo el ron del Capitán Morgan, sin hielo, doble.
Este lugar me va a gustar.

21 comentarios:

Malvaloca dijo...

¡Qué preciso eres para describir!. Tu relato me ha hecho recordar momentos agradables vividos allí, aunque nunca tuve la suerte de vivir una eclosión como esa en un pub... claro que desde mi ventana tampoco veo vecinos tan interesantes como los de tu pisín.

Sigue disfrutando y sigue relatando tus vivencias para que nosotros las disfrutemos también.

Un beso, querido Vecino

Adare dijo...

Mmmmm...
Viajar es algo maravilloso, embriagador, exultante...
Viajar es algo increíble ^_^, perderse en un mundu nuevo o, mejor aún, reencontrarse en otro lugar ^_^

Me alegro que te lo hayas pasado bien en tu viaje, y me alegro también de que ya estés de vuelta.

Besos!!!

PD: El otro día estuve visitando tu silla de nuevo... jujujuju

El vecino del 4º dijo...

Malva y Loca, me alegro que te hayas transportado al pasado, como dice Adare, viajar es embriagador, siempre me resulta placentero, aunque tb es agotador...vivir y dejar vivir suele ser una buena receta para viajar...

muas-muas

nos vemos

PD: qúién fue a SEvilla perdio su silla????...jejejejjejej

La gata Roma dijo...

Debe serlo porque yo estoy sentada en Híspalis, aunque con la mente ya en aquella tierra de perros luteranos que tantísimo me gustó. Me has hecho recordar tantas cosas, ese verde, las casas, las calles que tanto parecían tener para ofrecerme, y ese pub cerca del hotel… Yo bebía pintas mas suaves pero… ¡Cuánto me gustaría estar allí! En fin, este verano toca volver a la ciudad que me dá nombre, así que el reencuentro británico tendrá que ser más adelante… Hasta entonces me consuelan las canciones de los Beattles.
kisses

El vecino del 4º dijo...

kisses y kisses querida Gata Roma que los Beattles te acompañen...bajo tus sandalias romanas te seguiré dibujado en las sombras de las callejas...

muas...

posdata: tengo que ir a Roma...

CaroliNa dijo...

Hola, he pasado y he mirado con los ojos abiertos tu blog, una mirada muy interesante, me alegro de haber abierto grandes los ojos.
Un saludo.

El vecino del 4º dijo...

Carolina: me alegro que hayas pasado hasta el fondo, puedes volver las veces que quieras, yo ojearé tu rincón...

besos-besos

tu vecino del 4º

UMA dijo...

Uff, que buen viaje, vecino, disfruta de todo lo que haya a mano y regàlanos estas fotos maravillosas y tus impresionantes relatos.
Sabès llegar con las palabras, eso siempre lo he valorado de vos.
Un beso inmenso.
Còmete el mundo;-)

La_EsPeCtAdOrA dijo...

una vida ke kiero aprender inglich..

Mariquilla Terremoto dijo...

Ummmm... Veci, veo que tu viaje ha empezado bien...

Una guiness con una banda sonora de lujo, y no lo digo solo por BJ.

Me trae muchos recuerdo el pensar en esas caras blanquecinas que parecen que no saben reir a pierna suelta... por un tiempo viví en un pueblecito del sur de inglaterra, y no podía encontrar mejores palabras para describir a sus gentes... sabes captar el alma de la gente y ponerle palabras a pensamientos difíciles de describir...

Sigo a la espera de más aventuras de viaje, espero...

Un beso
M
x

prometeo dijo...

Hermoso post. Muy bien narrado y las imagenes evocadas sensacionales. Nunca me ha atraido Inglaterra, tu la has hecho.
Esa taberna promete, ya contaras mas.
La cerveza la tiran en varion mi nutos, muy despaciiiooooo, la tira, vamos, como para nuestros nervios hispanos.
Un abarzo.

Veïna dijo...

Cualquier excusa es buena para viajar, así que si hay que aprender idiomas, pues se aprenden... eso sí con viaje de final de curso y visita a todos los pubs del lugar!!!

Vecinico, gracias por tu comentario en mi casita... me da a mi que tienes una bola de cristal y me ves de vez en cuando... ajajjaj!!!

En breve estaré por Madrid, así que guardate un ratillo para un coffee!

Petonets

El vecino del 4º dijo...

Uma: siempre certera, contudente directa...me comeré el mundo pero a bocaditos ok???...

jejejjejejje...

tu vecino del 4º

El vecino del 4º dijo...

Espectadora: y yo además Italianooooo... "má que cosa"...jejejejjeje...

besos, me alegro de verte por aquí se te ve mucho mejor...

el vecino del 4º

El vecino del 4º dijo...

Mariquilla: mi pequeño terremoto...veo que no olvidas aquellas tierras...ya practicaremos inglis cuando nos veamos...jejejejejjee...
inglis an pintas- tanto monta...jejejejjeje...

tu vecino del 4º

El vecino del 4º dijo...

Prometeo: me alegro que te haya descubierto y animado un nuevo lugar...mola.
Gracias compa...

tu vecino del 4º

El vecino del 4º dijo...

Veïna: que seaaaaaa en Julio... que yo en Agosto no toi en madridddddd...ok??...

y quedamos tb con Mis...uiiiiiiiii... si parece un triooooo...en qué estaré yo pensando...es mi pisín...disculpame veci...
jajajajjajaja...

tu vecino del 4º

Veïna dijo...

Jajajajjajaj será en octubre y Missy está avisada, jajaaj.

Petonets

El vecino del 4º dijo...

echoooooooo...tomo notaaaaa...con la fresquita... que biennnnn...

la primera con caló, la segundo con fresqui-fresqui...así probamos de to y de toooooo...jejejejejjee...


me parece bien...

tu vecino del 4º

Vane dijo...

Qué bien que vas describiendo todo, mientras leía parecía que estuviese allí observando todo lo que ocurría en el pub!

Disfruta tu viaje lo máximo posible!

Besines

Anónimo dijo...

Hola, podrías decirme de quién es la lámina de la rosa o dónde la has condeguido? la necesito para encargar un cuadro.
Muchísimas gracias vecino