domingo, 1 de febrero de 2009

La princesa de Azúcar y su reino embrujado.-


Esto érase que se era un reino escondido en un lugar lejano, donde vivían una Reina un Rey y sus cinco hijos, cuatro varones y una hembra. Un reino feliz. Sencillo. No faltaba de nada, tampoco tenían demasiadas cosas de sobra. Pero no se quejaban. Ni demasiado ruidoso, ni demasiado silencio. Pocos secretos, nadie mal educado y algunas fiestas. Las armas se usaban para dibujar en las paredes, las cárceles estaban vacías, en éllas sembraban setas y champiñones.
Un reino que nadie sabrá, exactamente, dónde se haya. No se sabe a ciencia cierta cuál es su paradero, hay quienes suponen que pasado el tiempo podría incluso ir cambiando sus fronteras, cada año, cada mes, incluso diariamente. No busquéis ni en los mapas ni en vuestra memoria. Tampoco se le recuerda bandera ni estandarte concreto. Dependiendo de la época, en los torreones más altos del castillo ondeaban banderas variadas, en invierno tenían dibujados copos de nieve, en primavera flores y nidos de gorriones. En verano toda azul como el agua de sus aguas cristalinas. En otoño, no ponían nada, por el mal tiempo y las ventiscas.
Bien, como en todo buen cuento que se preste, siempre hay alguien que enturbia el sabor de hada y melaza que todos los cuentos tienen al principio. Tampoco es posible evitar esos momentos tensos, dolorosos dónde los malos parecen que ganan terreno. En toda historia, pues, siempre hay un personaje retorcido, malo de maldad infinita que aparece en escena. En este también. No dudeis un momento solo que habrá besos y alguna sorpresa.
Así pues, en esta historia había, también, una envidiosa bruja que no podía admitir ver que en el reino todo iba bien , pensó en un perverso plan para dividir y vencer.
Sencillo. El Rey enfermaría, a continuación la Reina, después sus hijos tendrían que buscar un remedio para salvar a sus padres y mientras tanto la bruja se haría con el Reino. Sencillo pero complicado. Casi que ha ocurrido en miles de historias, pero en esta tiene cosas bien diferentes.
Así pues empezó el perverso plan. Un mañana el rey enfermó de fiebre extraña y desconocida enfermedad. La reina comenzó a tener terribles jaquecas continúas. Consultaron a los magos de la corte y éstos, que ya estaban embrujados de antemano, por élla, la bruja perversa e insaciable en sus proyectos diabólicos. Así pues los magos hablaron con las palabras de la bruja en los siguientes términos.
- El rey necesita, para su cura encontrar la flor de lis . Esta flor sólo se da en la montaña más lejana del reino en la segunda luna del año, es cuando se carga con poderes para curar el mal del Rey, no oséis traer ninguna otra flor de lis, pues el tratamiento podría matarle.
El hijo mayor de los cuatro se prestó raudo para salvar a su padre. Tomo unos cuantos soldados, lo suficientes y marchó sin pensarlo dos veces. El corazón le pudo más que planear el viaje, los víveres y calcular cuántos soldados llevarse.
Al día siguiente los magos del reino volvieron a hablar por boca de la bruja.

-Las jaquecas de las reina se curarán con una extraña piedra de azufre que hubiera nacido junto a una mina de carbón.

El siguiente hijo, pues, tomó soldados y se animó a ir en busca en todas las minas de carbón aquella piedra de azufre, que machacada con flores silvestres quitaría los dolores a la Reina.
Los males del reino estaban pensados por la Bruja y aún quedaba alguno que otro más. Marchados los dos hermanos mayores, quedaba el siguiente hermano y la hermana pequeña.
El reino había dividido, sus soldados y el plan se estaba cumpliendo según deseos de la bruja.
Triste la princesa una mañana en el jardín junto a los rosales sin darse cuenta se rasgó las vestiduras, pensativa, despistada por las preocupaciones familiares.
Cuando fueron a curarla alguien (la bruja como no) puso liquido extraño en su pomada de azahar, y bien pronto que la princesa comenzó a sentirse mal, la pequeña herida no dejada de suturar lentamente, no se cerraba.
Una muerte dulce y lenta le deseó la bruja, para sus adentros. Pero...El plan perverso debía de continuar el reino del que hablamos tenía una montaña en la que contaba la leyenda que cada mil años el dragón se despertaba y hacía de las suyas por el reino. Destruyendo todo cuando encontraba a su paso, personas, edificios y campos. Terrible.
Pues bien os imaginareis quién despertó al dragón no?. Ella, sí, esa terrible y persistente bruja maligna. Veo que seguís atentos al cuento.
Un dragón que duerme mil años no se despierta fácilmente, en el reino lo sabían muy bien, una vez que parece que se ha despertado, aún podían pasar otros tantos días, los meses incluso, antes de que despertará definitivamente, pero la leyenda también contaba que su despertar era terrible. Más que terrible.
Así pues el pequeño de la familia marchó con el resto de los soldados para tratar de evitar males mayores.
En resumen, tenemos al rey con fiebres continuas, debilitado a la reina con jaquecas que la enloquecerán. El pequeño subiendo a la montaña para esperar al dragón.
Que habrá pasado con el hijo mayor? ...y con el siguiente? ... por qué tardan en llegar?

La bruja también sabía dónde encontrar la flor de lis de la segunda luna. Embrujó a todo un rebaño de cabras y éstas llegaron a la montaña antes que el hermano mayor. Difícil encontrar un flor de lis. Además las cabras tenían tal hechizo que no dormían, no dejaban de comer y además estaban agresivas y alocadas.
El hermano mayor tuvo que luchar con ellas pero no pudo salvar las flores. Pelea feroz,
soldados debilitados y cabras enloquecidas por la bruja malvada.
Bien y el siguiente hermano?. Buscaba la piedra de azufre nacida en mina de carbón no?
Buscó por todo el reino de cueva en cueva los soldados extenuados llegó hasta los confines del reino, para el desconocidos ...Y?...
Incluso se atrevió a cruzar las fronteras más allá de su reino. Les dijo a sus soldados.

-No crucéis la frontera ocurra lo que ocurra entraríamos en guerra con nuestros antiguos enemigos.

Los soldados no cruzaron, el príncipe buscó con tal mala fortuna que soldados del otro reino le apresaron y las viejas rencillas volvieron a desenterrarse.
Así pues le prendieron, le ataron de pies y manos y lo metieron en calabozo profundo
de los de antes. A una inmensa profundidad, con una oscuridad aterradora, poca agua y mendrugo de pan cada tres días.
Nos quedan pocas posibilidades en este cuento pero tendrá final feliz como todos. Eso espero. El rey peor, la reina casi loca. El mayor en la sierra con cruzada quijotesca, pero contra cabras. El siguiente hermano en pozo profundo a dieta dura y a oscuras, y la pequeña princesa con herida abierta cada vez más débil, como una vela apunto de apagarse. El hermano que estaba a las puertas del dragón para cuando se despertara con tanto miedo como responsabilidad, rogando a todos los dioses del universo para que el dragón no abriera ni un ojo ni la boca. Aun queda un hermano, del que no hablé porque se encontraba de viaje, llegó al reino y desolado se aconsejó por los magos, recordemos encantados por la bruja.

El plan iba en la dirección trazada. Divide y vencerás. Vence y tendrás poder y gobierno... Gobierna y te creerás el dios del universo, con sede en la tierra. Terrible. Si.
El hermano supuso que el resto de hermanos harían sus tareas y decidió ir en busca de la concha que según los magos podría salvar a la pequeña princesa.
Tomó los últimos soldados y el reino quedó en solitario.
El rey, la reina, y la princesa enferma. La bruja bien sabía que la única que algo podría hacer para resolver todo este entuerto era la joven princesa así pues...
Decidió además de causarle aquella herida siempre abierta, una noche , a sus anchas en aquel reino desprotegido, embrujarla doblemente entre risas nocturnas y sombras perversas la Bruja planeó sobre el castillo, volando sobre su escoba encantada, convirtiendo a la joven princesa en una PRINCESA DE AZUCAR. Diciéndole estas palabras:

- Serás de azúcar princesa . Nadie podrá tocarte, ni besarte. Tu herida te debilitará y tendrás muerte dulce. La lluvia será tu enemigo. El sol también. No podrás hacer nada para salvar tu reino.
La bruja marchó a celebrar que en pocos días el reino sería suyo, su triunfo, al fin, sería definitivo...

Pero la princesa tenía una criada , sí, una discreta y buena criada que a pesar de todo venía una relación con la princesa muy especial . Nobleza y clase sin sangre real pero escondían pequeños secretos . La criada trató de calmar a la princesa, la animó de tal manera que la pequeña de la familia real tuvo una idea y le dijo.

- Pronto mi buena y gentil amiga. Busca en el cofre de los tesoros de mi padre.
Busca y tráeme todo el pan de oro que encuentres. El rey era muy aficionado al pan de oro para trabajos manuales . La criada trajo todo el pan de oro ...Y???...

La princesa le dijo.
- Ahora... debes llorar sobre este cuenco de plata.

La criada no entendía nada, pero quería tanto a la princesa que lloró. Lloró por todos sus sueños, por la amistad que la unía a la princesa, por el amor que aún no había conocido, por el futuro de su reino, por los temores y las pesadillas. Fueron brotando lágrimas sin parar.
La Princesa supo que aquellas lágrimas eran de auténtico amor, del verdadero amor de amigas. No de amantes.

-Con estas lágrimas iremos pegando el pan de oro sobre mi cuerpo. Y esta misma noche cubierta y protegida por el pan de oro saldré a buscar a mis hermanos porque algo está ocurriendo.
Y así fue, la criada con paciencia cubrió a la señora después la vistió con unas ropas discretas, y por fin capa y pañuelo y en las sombras de la noche marcharon en busca de sus hermanos.
Repasemos el asunto, que a veces la memoria falla. En la montaña cercana al castillo un hermano: a las puertas en espera de que el dragón se despertara.
La hermana sabía que era al primero que tenía que ir a visitar. Los soldados tenían tanto miedo que sus armas les temblaban tanto en las manos que no podrían hacer nada. El dragón dentro de la cueva. Todos sabían que estaba a punto de salir. La princesa y la criada subiendo montaña arriba y?... El dragón que ya casi salía. Mil años durmiendo, sus pisadas se escuchaban, poco a poco, por la boca de la cueva, también se oían los aullidos, los movientosssss se vislumbraban entre las sombras de la noche...
Qué miedo, qué pánico... No podría hacerse nada si el dragón despertaba definitivamente. La princesa débil que llega en el ultimo instante y???...
Cómo detendrían los pocos soldados al dragón estando tan aterrados.
Alguien se le ocurre cómo?...
Bien. Vereis, la criada cuchicheó algo al oído de la princesa...vsvsvsvsss...
-Cómo???? dijo la princesa...
- Cómo te atreves???...
- Bien mi princesa cómo vos queráis... pero qué haremos???...

Veréis, la princesa no vio otra salida y le dijo a su hermano.

-Atención hermano mío. Decid a vuestros soldados que se tumben que pongan sus manos sobre sus ojos y que los cierren, si alguno de ellos los abre hasta que yo no lo ordene , les cortaré la cabeza a todos yo misma.

El hermano no entendía nada , si los pocos soldados no defendían la salida de la cueva...
cómo su hermana pequeña iba a conseguir detener al dragón?. Pero el hermano asustado
cedió ante la pequeña pues la sabía bien testaruda desde siempre. No merecía la pena seguir porfiando que el tiempo corría como el fuego.
Todos tumbados sin moverse, sin apenas respirar y el dragón que ya salía.

-Tu también hermano. Tu también al suelo, cierra los ojos, si los abres, seré yo quien te corte la cabeza.

Y así fue... Todos al suelo y en ese momento , los primeros rayos del sol que salían por el horizonte y... el dragón despertando del sueño de mil años con hambre atrasa. Y?... La criada comenzó a descubrir y desnudar a su reina, cubierta de pan de oro, los rayos sobre el pan de oro se proyectan sobre los ojos del dragón a las puertas de la cueva... Y?...

“Sol de pan de oro vence y duerme a todo dragón” : Escrito está en el manual de los tiempos más antiguos donde la magia aún convivía con el buen hacer, la educación y la paz.
El dragón cegado y adormecido pensó que ya había vuelto de su cacería y sin salir al exterior volvió a dormir por otros mil años. (Que por cierto deben estar al cumplir según mis cuentas)


La princesa, la criada, los pocos soldados y el hermano decidieron ir en busca de los demás.

Nos falta saber del que marchó a buscar en el mar, al otro lado del reino. Su búsqueda aparentaba ser sencilla. Encontrar una concha. Este último tuvo suerte su cometido era fácil, tal vez demasiado. Buscar una concha en las orillas del mar. Sólo con una condición, tenía que ser la concha de primera hora de la mañana, viva y bien fresca.
Se tardaban varías jornadas en llegar. Bien calculado lo tenía la bruja. Llegaría al anochecer y tendría que montar tienda para pernoctar con los soldados. Lógicamente de lo demás la bruja se encargo en ese plan trazado al milímetro.
Llegó a las orillas, montaron las tiendas él y sus pocos soldados y en el silencio de la noche en las vasijas de agua envenenadas con dulce somnífero. Les alcanzó un sueño de seis largos meses.
En definitiva, todos los hermanos inutilizados, la criada, la pequeña y el siguiente buscando a los demás.
Al primero que encontraron fue al hermano mayor casi enloquecido : llevaba días
luchando con aquellas extrañas cabras, hambrientas noche y día pero... al llegar los refuerzos criada, princesa y hermano, con algunos soldados en un descuido, la criada pudo hacerse con la ultima flor de lis, toda una suerte poder hacerse en un descuido entre cabra, soldados y luna llena de la ultima flor de lis del reino.

Que metieron en caja de cristal para protegerla y así salvar al Rey.

Bien. Hermano mayor, princesa, y hermano con más soldados fueron a buscar al siguiente hermano , el mar era el lugar más cercano y?...
Llegaron a la playa de mañana, se encontraron todos los soldados en aquel silencioso estado y seis meses hubieran seguido durmiendo, a no ser de su llegada.
La hermana pequeña se retiro a un apartado al ver tan terrible escena y la criada una vez más al oído le susurro : sjsjsjsjjsjsjsjjss...
Y?.... (igual es demasiado largo, continuo)????...
Las lagrimas de amistad habían pegado los panes de oro en la princesa. Ahora la princesa, según la recomendación, debía ser ella la que llorara...si?...
Así pues. Esta vez serían lagrimas, no de amor, ni de amante. Ni lagrimas de amistad. Serían las lagrimas de hermano y de sangre. Estás lagrimas las mezclaron con la pócima que les durmió por seis meses y todos volvieron a despertar.
Y como era muy de mañana. El príncipe cogió la primera concha de la mañana que llegó a sus manos. Y???...
Siguieron su camino. Ahora eran más soldados. La princesa, la criada, el hermano mayor, el pequeño, y el siguiente. Sólo nos falta un hermano. Tenemos la flor de lis para el Rey.
Tenemos la concha, que por cierto era la que cerraba la herida de la princesa.
Aunque seguía siendo princesa de azúcar, pero al menos se encontraba mejor.
Así pues... Sólo nos falta recuperar el hermano que buscaba piedra de azufre, nacida en Carbón. Vueltas y más vueltas hasta que descubrieron en los confines del reino a los soldados sin su hermano. A las puertas de la frontera. En actitud de espera. Cumpliendo sus ordenes. Todos los soldados del reino todos los hermanos, la princesa y la criada.
Que hacemos?...se preguntaron...Si cruzamos la frontera en busca del hermano, habrá guerra y más guerra. Nuestro padre se muere, sin flor de lis. Nuestra madre sin piedra de azufre sufre y sufre.
Qué hacemos?... Uno de los hermanos, pensó en un plan.
-Pasaremos de uno en uno y contaremos nuestra historia al Rey, nuestro antiguo enemigo seguro que la comprende.

Mientras tanto como os podéis suponer la bruja avisó al reino vecino. Les asustó con esas palabras que siempre funcionan: Vienen a por vosotros!!!!. Preparaos!!!!. Quieren retornar las viejas guerras!!!!.
El Rey preparó a los guerreros. Emboscada les tendieron. Y???...
Cuando el primer de los hermanos cruzó la frontera, con bandera blanca para contar sus desgracias. Les prendieron. Les ataron, les taparon los ojos. Y sin dejarle explicar les encarcelan.
El siguiente hermano decide repetir. No sabía qué habría ocurrido. El otro reino, parecía tener noche cerrada "eterna". Si permanecían esperando demasiado tiempo, sería tarde para el rey y la reina. Si entraba todos sería peor, así fue como uno a uno los hermanos fueron apresados y finalmente en la frontera quedó por ultimo la princesa, la criada sin soldados.
Al otro lado el reino y la noche cerrada.
Y en espera los soldados y el hijo de Rey del otro reino. Si apresaban a la princesa y la criada El reino sería suyo.
Al menos eso creían, el plan de la Bruja era distinto, apoderarse finalmente de ambos reinos. La princesa lloró como una princesa en la noche. Sin familia. Lloró tan desconsolada que finalmente el hijo del Rey del otro reino comprendió que aquel llanto era sincero. Jamás había escuchado llorar a nadie así, sus gemidos fueron cruzando por sus oídos hasta llegar a lo más profundo de sus deseos. Tanto que se comenzó a enamorarse de ella, aunque no pudiera reconocerlo...
Y ?????...
Sin saber si hacía bien o mal...mandó a unos soldados apresarla, a ella y a su criada
una vez que confirmó que se encontraban solas cumplió las ordenes de su padre, ordenó con todo el dolor de su corazón que las ataran de pies y manos y que con sus pañuelos cubrieran sus bocas. Cegado de ira y sin saberlo también enamorado...
Pero en el camino viendo que las lágrimas de la princesa, envueltas en sus ropajes...
eran sinceras, lagrimas de princesa de cuento de hadas eternos y para siempre en la noche de su reino.
No pudo evitarlo, la destapó la boca, la desató Y...?
Ella le contó todo lo ocurrido. El quiso verla, pero ella no se atrevía a descubrirse. Princesa de azúcar. Recordáis?...No la podían besar. Pero....
Siiiiiiiiiiii.... En la noche del otro reino el príncipe beso a la princesa sobre labios de pan de oro.
Llegaron al reino, el hijo explicó al padre todo lo ocurrido y pronto soltaron a soldados
y hermanos de la princesa.
Y???... nos falta algo, un momento?...
Que nos falta?... ahhhhhh siiiiii...La piedra de azufre, nacida en carbón. Dónde encontrarla???. En el pozo, mientras estuvo preso el hermano mayor intentando escapar, encontró en la pared del pozo. Piedra de azufre nacida en carbón. Así pues...
Tenemos todo. Princesa enamorada, de azúcar, pero enamorada. Herida cerrada por la primera concha de la mañana. En la caja de cristal la flor de lis, para salvar al Rey.
La piedra de azufre, para salvar a la reina. Dos enamorados de dos reinos...Una fiesta de las grandees...
Y un final feliz...
Y colorin colorado, este cuento se ha terminado.
Y colorin colorete, por la chimenea tiraron un cohete.
Y colorin coloresos todos-todos se dieron miles de besos.
(De la bruja, mejor no saber qué ocurrió...).

El vecino del 4º
Posdata: en un mundo como en el que vivimos, a veces nos gusta recordar historias de otras épocas, pero creo que no podemos olvidar otear en el horizonte, pisar fuerte sobre el asfalto y mirar de reojo la luna...
Ahhh se me olvidaba, este texto nació en los primeros años del 2000, pero ha sido retocado a primeros de este, para que vuestra fantasía se entretenga, a caso unos instantes...ya me contareís... Y por último, tal vez sea demasiado largo????... para las prisas con las que vamos???...contadme pues...

10 comentarios:

Amaya dijo...

Un beso de azucar,revestido de oro, derretido de amor..Vuelves a jugar entre versos y fantasia,vuelves a contarnos, entre soldados, reyes y brujas como el mundo, este mundo real wn el que vivimos seria mas facil, mas sencillo y mas justo si las fronteras fueran móviles y las banderas dibujos de estaciones y las carceles campos para la siembra..
Me ha encantado, un lujo en todos los sentidos..
Abrazos

Lady Killer dijo...

Porque los finales felices sí existen!

Aveces nuEstros días son como este cuento, y nosotros somos como aquella princesa de azucar, o somos sus valientes hermanos...

Que buen rato me haz hecho pasar vecino!! De verdad me ha tocado el alma..


Besos Y Abrazos!

Veïna dijo...

Ummmmmmmm princesa de azúcar, no podía ser de otro modo...

Me gustan muchísimo los cuentos y sí quizás un poco largo pero vale la pena tomarse unos minutos para disfrutar de tus letras.

Petonets

La Gata Coqueta dijo...

Es un placer el entrar y sentir una corriente de aire fresco y me encanta respirarlo y dejandome llevar hasta donde tu quieres que vallamos con tus letras impregnadas de azúcar para dulcificar más aún las fabulas.

Un abrazo de quien te escribe.

Prometeo dijo...

Es bueno recordar lo hermosos cuentos de antaño; bello y atarctivo; lo de la princesa de azucar y revestida de panes de oro es un delicia y, como siempre, el amor y las damas salvan al reino de maldades. Me encantó leerlo....un fuerte abarzo.

Karol_a dijo...

Hola Vecino de arriba ya que yo vivo en el tercero,,, te cuento...tu escrito es interesantisimo y no me pareció largo puesto que yo me le leo hasta la lista de los chistes leperos , en serio, leer es lo mio aunque sea luego escribir. Sigue así, me encanta leerte un saludo afectuoso vecino, hace que no te encuentro en el ascensor, estuve algo ocupada, pero volveremos a vernos.
:)

El vecino del 4º dijo...

buenas gente, perdonad si no os he ido contestando una-o a una-o, pero el trabajo me lleva y trae por los aires, apenas, pongo los pies en el suelo...
en fin...
Amaya, Lady K., Veïna, Gata,Prometeo y Karol, un placer, a veces digo que escribir un poema, para una sola persona, ya es suficiente, ya está justificado ese poema, pero con un cuento pasa lo mismo, si además lo leen más, aún mejor, y si la gente al leerlo conecta...entonces ya es todo un exceso...gracias por vuestras palabras, os lo repito mucho, pero me parece necesario...

vivan con fantasía y con capacidad para vivirla...eso nadie nos lo puede quitar...

besos-besos
desde el otro lado de la luna
desde el otro lado de la ventana

Su Vecino del 4º

Adare dijo...

Encantador, como todos tus cuentos.
Nos haces envejecer unos 20 años cada vez que nos iluminas con uno ^_^

Malvaloca dijo...

¡Me ha encantado!, qué cosa más tierna y divertida... No estaría mal en pensar fundar un reino así, pero sin la bruja piruja.

Besitos

El vecino del 4º dijo...

adare!!!!!!...que alegría saber que sigues ahí...recuerda...cuando pases por madrid...hazmelo saber...ok?...un placer que rejuvenezcas aún más...jejejeje...

Malva y Loca, hecho, encargate de ir montando el lío...no hay problemas...recuerda, no reglas, buen rollito...jejejjeje...

besos-besos

el vecino del 4º