lunes, 30 de noviembre de 2009

Enigma, sin memoria...




Se sentó en aquella salita de espera sin saber bien por qué.


Pasaron unos minutos que se le hicieron eternos. Y al entrar al despacho, ante sí descubrió una extraña neblina grisácea, un silencio con olor a incienso pesado. El suelo cubierto de una moqueta que parecía atraparle poco a poco. Puede que quién le recibiera fuera la mejor profesional, educada, elegante, incluso podría transmitir sosiego y seguridad. De poco le servía a él.




- Dígame. Qué le ocurre. Esté tranquilo, sólo hablaremos unos minutos.

- No recuerdo nada.

- Está seguro?...nada de nada???...




Y así fué como comenzó a describir a una extraña que miraba atenta mientras anotaba en un bloc, que efectivamente no recordaba nada. No sabía su nombre, no sabía dónde vivía, no conocía ni siquiera el nombre de la ciudad. Fecha de nacimiento. Amigos. Trabajo. Costubres. Gustos.Nada.


- Bien, es normal, a veces ocurren estas cosas. Podría intentar recordar algo???...

- Le dije que no recuerdo nada. Bueno si, un momento. Llevo toda la mañana recordando una mujer. Creo que tomamos un café en un café centenario, de poetas o algo así, no dejé de mirar su discreto escote. Es como si ella me conociera de toda la vida. No recuerdo si nos besamos, pero el sabor de sus labios quedó en algún parte de mi ser. Sin embargo no recuerdo quién es ella, quién soy yo. No recuerdo nada.


La tarde se desvane entre un tiempo de incertidumbre e impotencia al no encontrar respuestas a más preguntas. El gris de la ciudad se mezcla con la oscuridad de la noche. Nada. La Doctora se aleja y al fondo se escucha sutilmente cómo habla con alguien por teléfono.


-Parece una persona normal, amable y sencillo. Deben recogerlo ustedes, en mi clínica no nos hacemos cargo de estas situaciones. Creo que volverá a recordar, es cuestión de tiempo. Denle papel y lápiz, parece que se interesó en mi bloc de notas, puede que le ayude a recordar.


El vecino del 4º


posdata: y de repente????...quién no perdió la memoria???...
información adicional: a los pocos días, el tipo seguía sin recordar nada de nada, pero se pasaba el día entero garabateando poemas en un bloc que a menudo tenían que reponer...

8 comentarios:

Prometeo. dijo...

Me rio porque ya voy teniendo perdidas de memoria, no tan graves como las de tu personaje pero...al menos nos quedara siempre la poesia y la musica, que no nos la quiten por favor. Un abarzo.

El vecino del 4º dijo...

un abrazo Prometeo...no recuerdo bien que me dices en tu comentario...tendré que volverlo a leer...jejejjejejeje...que no nos falte la musica, ni la poesía...ni el sexo...

el vecino del 4º

Amaya dijo...

Hay instantes en la vida, tan mágicos, tan infinitos, tan intensos..que para hacerse un hueco en la mente necesitan echar fuera todo lo demás.., y transforman para siempre todo nuestro universo..
Qué importa no recordar nada más?
Bienvenida sea la amnesia, si viene entre besos, versos y sueños..

Genial, cálido, con ese aliño de misterio y sensualidad, con ese sabor a fruta..y esa esencia a canela que derraman siempre tus textos..

Mil besos querido Vecino,con luz de luna

El vecino del 4º dijo...

Amaya????...qué más se le puede pedir a este 4º???...en fin...mil gracias por el comentario, como siempre y como todos...un exceso que te agradezco...

mil besos, desde el otro lado de la luna

tu vecino del 4º

Aïcha dijo...

¿por qué escribir es la mejor de las terapias?
Quizás porque escribimos desde nuestro subconciente ^^

un beso vecino

He vuelto ^^

El vecino del 4º dijo...

bienvenida Aïcha, un beso y sí desde algún lugar lejano, escondido y mágico escribimos y desde su fundo también...jejjejejjee...

el vecino del 4º

Mar dijo...

Tus palabras siempre han tenido una mágia especial, sigue escribiendo y transportándonos a mundos y momentos mágicos vecino. Un beso desde el lado oculto de la luna

El vecino del 4º dijo...

un beso Mar, gracias por estar ahí...con gente como ustedes es fácil seguir por aki...

besos-besos

tu vecino del 4º