domingo, 14 de febrero de 2010

Guerrera.-




La noche ha pasado, como si hubiera transcurrido una eternidad. Una noche sin luna llena, ni menguante ni creciente. Sin luna. Sin estrellas, sin casi nada. Una noche más gris que cualquiera de las peores pesadillas. Ni siquiera el viento se ha paseado por las callejas para susurrar silbidos, aunque sólo fueran inquietantes.
Ella ha dado tantas vueltas en la cama... que si las hubiera contado se asustaría. Sudor y quejidos entre sueños y más sueños incomprensibles, que se repiten como una noria sin agua. Se estiró y se encogió, huyendo de una pesadilla de la que jamás recordará nada.

Se ha levantado como si sus peores enemigos la hubieran estado apaleando toda la noche, con un ligero sabor sanguinolento en la boca, reseca como el peor de los desiertos. Un ligera taquicardia, a pesar de estar recién despierta.

Ha puesto su pié favorito en el suelo, los ojos se niegan a enfocar objetos, el pelo revuelto como un erizo. Pero decidida escupe sobre unos viejos calcetines y comienza a hablar sola.

-A la mierda la puta crisis. A la mierda los banqueros, el INEM y el gobierno. A la mierda el mundo entero. Jodidos van si se creen que van a poder con migo.


De un salto se dirige a la ducha, desnuda como una pantera. El agua caliente, a punto de quemar la espalda. El jabón cremoso que corre por todos los rincones y la música al fondo arrancando un viejo blus demasiado alto para la hora que es, como si la radio lo escupiera porque le molestara dentro, entre pilas, transistores y cables.

Secando su cuerpo lentamente, sabe que la sangre le arde por dentro, la temperatura está subiendo. Aprieta los dientes, los puños y mientras viste el animal que lleva dentro mira al horizonte volviendo a mascullar algo que suena a sentencia.

- A la mierda. Soy una guerrera, y daré la pelea hasta el último instante. Moriré en el puto asfalto si hace falta, pero nadie pasará por encima de mis sueños. No quiero hacerme rica, sólo quiero vivir yo y dejar vivir a los demás.

La guerrera da una patada a un bote de tranquilizantes, jurándose no arrodillarse para tomar ni una más. Se aleja dando un portazo sin mirar hacia atrás, en una de sus manos lleva un periódico con algunas ofertas de trabajos míseros marcadas.

- Me comeré el mundo, y si finalmente el mundo me devora a mí, seguro que se le indigesta. Que se joda.

Una anónima guerrera sale a la calle a buscar entre la nada. Puede que no encuentre más que desolación y respuestas negativas. Pero ha merecido la pena cerrar el puño, plantarse frente a la ventana y jurar ante nadie patear la puta calle. Lo reconfortante y revitalizador de muchas peleas, no es ganarlas, es al menos darlas con todas las fuerzas.


El vecino del 4º


posdata: más allá de los discursos están las personas, más allá de los decretos, las reformas y los créditos bancarios nuestros sueños danzan en la noche helada de este maldito febrero, los buitres financieros afilan sus PDAs...

7 comentarios:

Amaya dijo...

Eso es la vida: Lucha, derecho a ser..por encima de la adversidad, del mundo si es preciso.

..Y de eso nos habla hoy tu relato: del guerrero de vida, del corazón guerrero, del vivir, aunque sea para la guerra..

Felicidades una vez más, por saber y hacernos saber del hombre

Mil besos y un fuerte abrazo

El vecino del 4º dijo...

veo que hacemos el mismo análisis del post...coincidencia total...
así es la vida en tiempo real...

en finnnnnnnnnnnn

besos-besos y gracias gracias

el vecino del 4º

Prometeo dijo...

Es asi la vida: vencer o morir o vegetar o terminar bajo el puente o tirarte de el, claro que copmo dijo aquel personaje antes de pegarme un tiro se lo pegare a otro, sera mejor para mi salud. Y guerreras hay muchas, menos de las necesarias. Por desgracia estana pied de calle no arriba peleando con los tiburones, esas de arriba cuyos amigos de papa se llaman felipe, manolo o jose luis ya estan aburguesadas y dormidas cobrabdo bien a final de mes...en fin que me lio. Un abrazo vecino.

El vecino del 4º dijo...

Un abrazo amigo y Prometeo...
nada-nada, tú no te lías nuncaaaaaaaaa...jejejejjeje...
por ciertooooooooo

te animas a la mani del 23????
si te ape...nos ponemos de acuerdo...jejejejjeje...

saludos-saludos

vecino del 4º

Aïcha dijo...

muy cierto vecino, siempre hay que darle una patada a la vida cuando es ella la que quiere patearte a ti

El vecino del 4º dijo...

así lo ví yo tb Aïcha...desde luego...y sin duda alguna...

besos-besos

el vecino del 4º

Lady Pirata dijo...

Excepto en lo concerniente a los tranquilizantes... en el resto estoy de acuerdo. No pueden dejarse en un plisplas y sin prescripción médica (prescripción, ummm, me sonó raro), pues eso, sí, cuando nada hay que perder, siempre se gana algo, es la parte positiva de los soñadores, todo es posibilidad, la parte negativa ya se encarga de decírtela el de las gafas, ése que arquea la ceja mientras resbalan por su napia las lentes: ¡Ummm, ésta es otra pirada! Y resulta que somos guerreras... bah, qué sabran ellos de batallas.

¡Un besote!