viernes, 5 de marzo de 2010

Año 2569.-





Ahora que por fin todo parecía fácil, tras irse buscando en el tiempo de reencarnación en reencarnación, las cosas tampoco parecían sencillas.
La primera vez que se cruzaron de cerca fue allá por el 850 a.c., él era un cazador en algún lugar de sistema montañoso Ibérico, ella una simple gacela, que al ver como sus ojos se cruzaron un solo instante, supo que se volverían a ver. Pasaron unos trescientos más, él esta vez sobrevolaba una cordillera andina, ella buscaba pasto seco para encender el fuego y asar algo de carne, no muy fresca. La sombra del cóndor, dibujó un enorme corazón sobre el pasto más reseco. Aquella noche el fuego ardió con más fuerza que nunca, ella se durmió mirando el cielo, no habló con nadie del grupo.
Ya en la edad media, volvieron a verse. Ella, una noble con un nombre impronunciable, al Sur de Francia en la comarca del Loira, vivía en un castillo infinito, entre los pasillos a oscuras un atardecer pudo alcanzar a ver cómo llevaban a rastras a un plebeyo. Se había negado a pagar el diezmo y la sentencia se dictó sobre la marcha. Su cabeza rodaría como una manzana con mucho público. Sus ojos, a lo lejos se volvieron a cruzar cuando él se alejaba hacia la infecta celda. Entre la rabia, de él, y las lágrimas contenidas de ella. No volvieron a verse hasta 1920.

El tocaba en un viejo antro de Chicago, negro azabache como la noche de los tiempos. Una piel brillante como las estrellas, unos ojos clavados en su saxofón y unos dedos que se movían como el agua que cae de unas cataratas invisibles. Ella, una joven y tímida vendedora de cigarrillos, blanca como la luna, exuberante y tersa como una granada a punto de abrirse. Al finalizar la actuación, el compró un puro, como todas las noches.
- Nena, dame uno de esos puritos. Me fumaré todo hasta el final. Sin abrir los ojos, pensando en tus caderas.
- Como quiera maestro. Su música me llega muy dentro.

Año 2036.Una oficina en la luna, recién abierta. El Capitán, llama a la subteniente y nervioso, le cuenta su último sueño.
- Desde que inicié esta misión, el mismo instante en que nos vimos por primera he tenido pesadillas. Estoy seguro que nos conocemos de algo. Sus ojos, su mirada ... me superan.
- No se preocupe, estas cosas pasan en el espacio. Necesitamos un tiempo para aclimatarnos tras la última misión. Pediré que le hagan un análisis onírico.

Por supuesto que se volvieron a ver, en diferentes ocupaciones, en diferentes oficios. En unas ocasiones se intuían, otras se presentían, la mayoría por el olor se reconocían aunque la distancia fuera grande. Cada vez coincidían con menor espacio de tiempo entre un encuentro y el siguiente.
La última ha sido hoy mismo, 14 de abril de 2569, en un desierto estelar, en alguna parte de alguna galaxia, tal vez en la misma tierra, pero tan desconocida, que ni parece el mismo lugar de siempre. No sabría decir.
Sólo que hoy, claramente, habían unido sus manos, sus labios abiertos como el infinito, sus pieles humedecidas por los sentimientos, sus deseos mezclados con todos esos años de encuentros y desencuentros. Dispuestos a amarse, al fin, como el fuego y el oxigeno que lo aviva y encrespa todo.
Sin embargo, bajo sus pies la tierra se abre, los cielos se agrietan, las aguas, el hielo y la arena de los desiertos se han mezclado en pocos instantes. Como si un nuevo fin del mundo naciera ante sus miradas repletas de deseos infinitos.
El azar, el tiempo y los sueños volverán a permitir un nuevo reencuentro. Apenas, les dio tiempo a balbucear.
- Amor, nos vemos.
- Nos vemos.

El vecino del 4º
Posdata: estoy seguro, que se verán, que se vieron muchas otras veces, el tiempo es un infinito círculo, sin principio, sin final, pero con sueños eternos dibujados en el viento.
5 marzo de 2010

20 comentarios:

Mon dijo...

Uy que bonito, una historia muy singular, espero que se vuelvan a encontrar. Ah yo vivo en un sexto piso, subes o bajo yo, mejor encontrémonos en aquella cafetería, je, je. Bikos.

El vecino del 4º dijo...

Mon????...en aquella????... que la luna ilumina todas las noches del año???...vale...nos vemos...

tu vecino del 4º

MORGANA dijo...

Soy Morgana y quería agradecer tu comentario en mi laberinto.
La historia es verdaderamente interesante..creo en la reencarnación y por ello me ha atrapado hasta el final.
Un millón de besos y gracias
Pd:Precioso tu mirador dl 4º piso.
Besos .
Morgana.

Amaya dijo...

Una historia,un sentimiento, un círculo de magia magnético, redondo y plateado.., como la luna, con fases que alcanzan su plenitud en noches de viento y versos.., de caricias y secretos

Sólo diré lo que pienso en una palabra:
Maestro!

Besos

fiaris alfabeta dijo...

hola vine a conocerte y a agradecer tu poesía comentario en mi blog ,pensaba seguirte pero no encuentro donde tienes puesto el botón de seguidores,gracias saludos desde Uruguay

El vecino del 4º dijo...

Morgana y Fiaris...os saludos por primera vez, gracias por los ánimos...un placer...
Amaya???...como siempre llegas sin prisas y con delicadeza dejas palabras de eterno aliento...

como no besos-besos
gracias-gracias
el vecino del 4º

fonsilleda dijo...

No sé muy bien si tomarme tu relato como uno de eterna esperanza o de asumir lo irremediable.
De cualquier manera, querido vecino, estupendas letras, fue un placer viajar con esas miradas a través de los siglos.
Saludos.

pluvisca dijo...

Hola vecino del 4º, creo que en tu relato, a medida que la aridez aparece en la tierra, ellos se unen más y más para dar vida, para que nada se apague del todo...

Me gustó

Saludos

Prometeo dijo...

Encuentros y desencuentros a lo largo de una larga historia casi magica, mas onirica...al final seran solo uno?... o alguno caera en ese camino?...quien sabe, el diabo esta en las encrucijadas del camino...un fuerte abrazo y espero que en tu prox. reencarnacion ùedas subir al quinto como menos.

virgi dijo...

Gracias a tu comentario, leo algo encantador. Pero tengo que preguntarte...¿no sabrás nada de una bailarina egipcia (yo) que se tropezó con un romano, allá por la época de Cleopatra? Es que no he vuelto a encontrármelo.
En serio, siempre he tenido esa sensación...
Gracias por visitarme, un abrazo, sigo leyéndote.

AnaR dijo...

Me gusta creer que he leido la historia de dos amantes que vagan por la eternidad...Y me encanta.

Gracias por pasarte por mi espacio.

Abrazos

El vecino del 4º dijo...

fonsi: tu no sabes si es una cosa u otra, yo tampoco...así suelen ser los relatos...alguien ve una cosa y el siguiente la contraria, o un matiz diferente...

pluvisca: así lo veo yo tb, en realidad están atrapados desde aquella primera mirada...

Prometeo: jejjejejje...igual subo al quinto o me quedo en el bajo, a pie de otra, a ras del suelo...no sé- no sé...

Virgi: miraré detenidamente mis notas, igual sí encuentro algo sobre esa bailarina y aquel romano...

AnaR: a mí tb me gusta pensar que es una historia de dos amantes, una historia que ni empieza ni termina, da la vuelta al universo...

a todos/as...

muchas gracias por esas visitas y esos comentarios...invitan a tener la ventana del 4º abierta...

besos-besos

el vecino del 4º

Malena dijo...

Es precioso, Vecino. Está lleno de dulzura y de esperanza y es que cuando una persona está destinada a otra desde la noche de los tiempos, siempre se encontrarán y espero que la próxima para siempre.

Mil besos y mil rosas.

El vecino del 4º dijo...

yo también lo espero Malena, creo que todos esperamos ese final...no cabe otro...

gracias

tu vecino del 4º

Descalza dijo...

Perdón por tardar un poquito en venir a visitarte.
Ahora que leí este relato tan bello, mi teoria parece que se afianzara.
Siempre creí en otras vidas, en otras que tuvimos o tendremos quizas.
Pensar en eso me agrada, pensar que solo tenemos una vida, me aterra.
Estoy segura que si, que se volverá a encontrar quien sabe con que formas o en que tiempo.
Pero lo harán!
Hermoso relato Vecino y un placer pasar por tu casa.
No me apunto a seguidores, pero da por hecho que te seguire cuando vuelvas a postear.
Besos descalzos.

El vecino del 4º dijo...

Igualmente para tí...descalza...
besos descalzos desde el otro lado de la luna...


tu vecino del 4º

gracias, tus palabras animan y reconfortan...

azpeitia dijo...

Estimado amigo Candido, tu sueño es un sueño, que todos hemos tenido alguna vez. Esa sugestiva idea religiosa de la transmigración de los indúes llamada -metempsicosis-, tú le has dado una calidez, un romanticismo y una dulzura muy especiales, que nos hacen pensar en las cosas que han pasado y pasan por nuestras vidas como estrellas fugaces, pero que de alguna manera quedan sumidas en nuestro subsconsciente y no se olvidan. Otras veces, cuando vemos algo o alguien, nos es tan familiar tan próximo, como si la hubieramos conocido en otro mundo, en otro momento y quedamos subyugados, apresados para siempre...Candido te felicito por despertar en quienes te leemos ese sexto sentido del pasado y del futuro, que está totalmente incardinado en nuestro pensamiento, pero que desgraciadamente solemos tener adormecido...Un fuerte abrazo y una vez más mi admiración por tu exquisita sensibilidad....azpeitia

El vecino del 4º dijo...

Azpeitia...qué contestarte???, toda una clase de capacidad de análisis literario más el evidente conocimiento que demuestras de la historia y algunos de sus curiosos detalles. Además, tus palabras sinceras demuestran amistad y frescura... y sin duda animan a seguir manteniendo un rincón discreto como este...yo a cambio sigo procurando en estas cortas "historias" ilusionar y/o sorprender al visitante...la magia de estos breves relatos, la mayoría de las veces las escribis vosotros/as con los comentarios y las interpretaciones de las diferentes lecturas...yo me limito a teclear los textos unas veces sobre un archivo y otras las vierto en tinta, con esa pluma invisible de las musas, sobre papel blanco que tan solo espera que alguien dibuje unas palabras con cierto sentido...

En fin...te agradezco los comentarios, tal vez se me queden grandes, muy grandes (no me acostumbro a tanta generodidad)...pero viniendo de tí, un tremendo poeta de oficio, las acepto de todo corazón. Gracias amigo Azpeitia.

el vecino del 4º

lumieira dijo...

Sigo aquí, vecino, aquí sigo. Aquí seguimos.
No pienses ni por un instante que, aunque permanezcamos en silencio, no estamos aquí.
Seguimos a tu vera, escuchando tus bellísimas palabas, reencarnación tras reencarnación...

Adriana Alba dijo...

Me encantó la historia, porque creo totalmente en ella, todo está absolutamente sincronizado, nada es por azar, Has visto la peli, Quien quiere ser millonario? ahí te demuestra que cuando algo es para vos no hay nada ni nadie que pueda intervenir para desviarte del camino.

Gracias por tu visita vecino, volvere pronto, hay ascensor? porque yo vivo en en 2do. por escaleras... jajaja

abrazos.