martes, 25 de septiembre de 2007

Mariqui en Berlín.-















Son las siete treinta de la mañana, cuando me levanto tan temprano, raro en mí, siempre me digo:

- Mariqui!!!!...ánimo, que sea la última vez. Si el jefe te ha confiado esta reunión tan importante es porque, en el fondo, sólo confía en ti.

Eso no me alivia el sueño demasiado, ni me soluciona qué hacer con estos pelos a estas horas, pero reconforta un tanto. Miro el despertador y tengo que contenerme para no escupirle en un gesto hostil, pero una chica como yo, de momento, no hace esas cosas. Estoy en Berlín, el día amaneció gris profundo y frío por demás. Me pongo un tema, en mi ipot, de Bon Jovi para activar la sangre y recordar las cosas importantes. Pido que me suban un té blanco con unas pastas integrales alemanas, algo de miel y un poco de chocolate negro, pido una de esas pequeñas cajitas con una selección variada, con pequeñas porciones, de diferentes países. Necesito reponer fuerzas. Después del desayuno, me comeré el mundo, esa reunión es decisiva y tengo que arrasar. Estarán los franceses, siempre tan desconfiados, los alemanes que creen que son los únicos que trabajan, habrá algún japonés, entre risas y risas les conquisto a todos, les presento el proyecto, cierro la operación y el jefe me da unos días de vacaciones. Lo prometido es deuda.

Estoy empezándome a desnudar para irme a una ducha rápida cuando golpean mi puerta. Rápidamente busco el albornoz blanco y me lo ato bien para salir a abrir la puerta. Debe ser el té encargado. Son dos camareras alemanas, lo cual me sorprende. Por su edad, parecen estudiantes con uno de esos trabajos por horas para poder mantener los gastos del piso. Se ve a primera vista que además tienen cierta complicidad entre ellas. Unas veinte añeras exultantes, unas figuras increíbles, unos ojos azules profundos como el mar del sur. Qué hago yo a estas horas haciendo la ficha a dos desconocidas???.
Subo el volumen, Bon Jovi, suena atronador, les indico dónde dejar lo que traen, me doy la vuelta y les digo adiós ya de espaldas, mientras indiferente dejo caer mi albornoz para entrar al agua que cae humeante. Una ducha rápida para mí no son ni dos minutos. Cuando salgo, allí siguen ellas.
No puedo creérmelo. Están desnudas. Sus miradas recorren todo mi cuerpo como si me acariciaran en la escasa distancia. Como si pidieran permiso para acercarse un poco más. Un aroma a jazmín inunda toda la sala, una de mis grandes debilidades, hay algunas velas encendidas, con las galletas y el chocolate han formado un corazón entorno al té. Una de ellas sostiene el recipiente con miel sobre su mano.
Mi cuerpo humeante aún, desnudo, mojado e inmóvil ante ellas, noto como las gotas me recorren todo el cuerpo. Que quedo parada. No estoy asustada. No tengo miedo. Muevo uno de mis pies para librarme de algunas gotas de agua. Y me digo:

- Que le den a mi jefe. Qué diablos!!!. Estas cosas ocurren una vez en la vida. Nunca he estado con una mujer. Y con este madrugón, mira por donde empezaré probando con dos a la vez. Siempre me dije que una mujer como yo tiene que estar abierta a todo.

Extiendo mis manos como dándoles el beneplácito. No son necesarios más gestos ni más explicaciones. Allí estaba como un ángel con los brazos abiertos, esperando que lo que sus miradas felinas me transmitían en la distancia sus manos y sus labios lo desarrollaran sobre mi piel. Nunca había tenido contacto íntimo con mujeres, sí me había fijado siempre en esas mujeres “bomba” que en todas partes te encuentras, desde la distancia. Me parecía una cosa normal. Son explosivas y atraen las miradas de todos y todas.
Y, ahora, allí estaba yo. Pensando que total tenía tiempo para irme relajada y con buen cuerpo a la dichosa reunión de primera hora de la mañana.
A los pocos segundos estaban envueltos los cuerpos, mezclados los labios, agua, sudor y aromas tan entremezclados que era difícil distinguir entre unos y otros. Jazmín y miel. Chocolate blanco y miel. Apareció buen cava que se envolvía entre gemidos y risas cómplices y en voz bajita. Cerrando los ojos no es fácil distinguir quien te da un beso. El placer cuando se despierta no diferencia entre dedos anónimos. La piel cuando arde no hay manera de apagarla. Me estaba dejando llevar por un camino desconocido, a conciencia, con prisas pero sin límites. Viviría aquel momento sin ningún tipo de remordimientos.

De repente el teléfono sonó atronador. Como nunca, en ningún hotel lo había escuchado. Insistente. Doloroso. No quería abrir los ojos y dejar de saborear aquel festín sensual y excitante. El placer era tanto y el teléfono tan machacón que de un salto. Sobresaltada atiné a dar un zarpazo, sin querer había puesto el manos libres. Continúe en el mismo momento de placer, la misma posición. En el cuarto una voz metálica se escuchó.

-Mariqui. Joder!!!, siempre tienes suerte. Te pido disculpas por el madrugón. Han saboteado el avión de los japoneses. No hay reunión. Tienes el día libre en compensación. Tienes un jefe que no te lo mereces. Mariqui...No des las gracias, no contestes...son tus formas las que más me gustan. Adiós.


El sabor dulce de aquellas palabras hizo que mis ojos se cerraran más que nunca. Mis piernas se abrieron al infinito. Mis labios dibujaron sueños ocultos y un fuego eterno se grabó sobre mis deseos. El eco de unos gemidos tiernos salpicaron sobre un Berlín inmenso.


El vecino del 4º











17 comentarios:

pandora dijo...

Vecino!!!!!!!!!
bien escrito pero.....
Mariqui!!!!!!!!!que has hecho que¿??¿?¿¿? quiero saber más detalles todavía!!!!!!!!!jajajajajja.

un beso desde mi caja.
pandora.

Mariqui dijo...

Querido vecino, que decirte que aún no haya hecho?

Primero; darte las gracias, es uno de los regalos mas especiales que me han hecho y lo guardaré como un tesoro (esto ya te lo dije).

Me divierte el que haya sido con mujeres, no me lo esperaba..., bueno por lo que te conte sé que cabía la posibilidad jejeje


Es muy descriptivo; contiene elementos que me fascinan; el jazmin, el chocolate (mucho mejor negro... gracias!), el té, Bon Jovi... es un paraiso para mi.

Me ha hecho sentir como si leyera una aventura sensual y realista a la vez, que se "adaptara" a mi... de alguna manera siento que has "captado" mi esencia.. en lo de escupir al despertador jajajaja cuanto odio madrugar!!!, no podias haber descrito lo que se me pasaría por la cabeza mejor!,la ducha rápida y los ánimos a mi misma... y yo con estos pelos...jajajja... simplemente magnifique!!!

Ha habido un par de frases en concreto que me han fascinado; bueno son tres para ser mas precisa...


En fin.... otro precioso relato que sale de tus dedos.. y esta vez sólo para mi..(Es como poner la televisión y ver que estás en la pantalla jajaja), se puede pedir mas??


Una vez mas; merci beaucoup!


Besos eternos

Mariqui
x

Mys dijo...

Vecinoooooo....cuanto tiempo sin dejarte comentario.
Mariqui¿?¿? .......... bonjovi¿?¿? Entonces no hay duda que es nuestra mariqui!!!!!!!

Como dice ella, peaso de regalo...

MUACK

Adare dijo...

:O
Halaaaaaa....
Me diga usted el hotel? Ya busco yo los billetes, no se preocupe ;)

xDDDDD

Me encanta. Como lo haces? Eres sencillamente genial ^^

lunadeplata dijo...

Jajaja... q imaginación más sensata q nos gastamos eh?... Mariqui debe estar mu contenta, un regalazo... Bueno, no estoy celosa, a mi tb me hicistes un regaloooo y mu xulisimo x cierto!
Por cierto q de lujo q te está quedando el blog, eso es q tu piso te inspira!
Besitos, voy a comer algo de chocolate!

Carnmars dijo...

Menudo regalo!!!q bonito, me ha encantado...

Claro q la Mariqui no se merece menos!!!

Besicos.

El vecino del 4º dijo...

Pandora, mariqui, Mys, Adare, Lunadeplata,Carnamars...demasiados halagos seguidos...uf, uf...

Gracias mil
besos muchos

que la fantasía se aloje para siempre en vuestras vidas...

vuestro vecino del 4º

Coco dijo...

Como platos se me han quedado los luceros...

Ahora mismo me pongo con el correo que te debo vecino..

Eres sencillamente unico, genial.

Besoos

Misstwenty dijo...

Holaaaa Vecinitooo!!
jeje!!me ha encantadoooo!! simplemente geniaaaal!!, jeje!!Mariquiiiii, te has dado un festín virtual lésbico!!jeje!! (jazmín, bonjovi...jops... que mas se puede pedir a estas horas!!)
Un besazoooo wapoo!!

La Niña dijo...

mmmmmm...galletitas de chokolateee :p
muy bonito el texto de verdad, nunca fui a berlin... cuando te decias en que piso te quedas dimelo para ponerte bien en mi lista de mi blog. Me gusto mucho la poesia que me dejaste :) cuidate mi vecino del cuarto!!!

Carolus dijo...

No deberías leer esto... Es retorcidamente “maquiavélico”. Entra, mira y ya dirás qué te parece.

http://www.personal.able.es/cm.perez/Extracto_de_EL_ARTE_DE_LA_VENTAJA.pdf

El vecino del 4º dijo...

Coco: jejejejjejje, yo espero, tranqkilamente. Te toca mover a tí.

MissT: me alegro, ya sabes, animate y participa... se trata de eso.

Niña: me encanta regalar poemas...

Carolus: te visité en su rincón, y es de los curiosos, a tener en cuenta...

el vecino del 4º

7lLunas dijo...

Vecino……, vecino….., (no está le esperaré).
Me siento en el sillón y pienso en voz alta "este piso cada día está más bonito, la entrada le ha quedo preciosa", observo despacio, deleitándome en los detalles, en el aroma a chocolate y en ese te que parece esperarme…, embriagada por el entorno creo escuchar el sonido del agua...

7Lunas dijo...

Vecino……, vecino….., (no está le esperaré).
Me siento en el sillón y pienso en voz alta "este piso cada día está más bonito, la entrada le ha quedo preciosa", observo despacio, deleitándome en los detalles, en el aroma a chocolate y en ese te que parece esperarme…, embriagada por el entorno creo escuchar el sonido del agua...

El vecino del 4º dijo...

7Lunas...tomo tus palabras:

...escucho el sonido del agua, mientras siete lunas mágicas se dibujaban sobre el horizonte, la muchacha miraba al infinito con ojos de mariposa, revoloteando por todas partes, con las alas abiertas...su sombra quedó grabada en la estancia, su aroma aún sigue mezclada envuelta a un ligero olor a lavanda y romero...sé que estuvo aquí, no siempre llego a tiempo...

gracias por la visita

tu vecino del 4º

(por cierto 7lunas, tienes blog????)

7Lunas dijo...

Me encanta …

Yo había escrito sobre mi piel algo diferente, pero me gusta como me tomas… y continúas…
Fantástico como siempre.

No vecino, no tengo piso, más en el tuyo me siento como en casa...

Besos de Luna llena

PD:A veces no es que no se llegue a tiempo, a veces es que el tiempo llega más tarde ;-)

El vecino del 4º dijo...

...demos la vuelta al reloj de arena del tiempo... para caminar sobre nuestros pasos...

ahora ya sé que formas partes de de mi piso, del edificio de los sueños reales e imaginarios...
ahora aún sabiéndolo empiezan las dudas sobre todo y sobre nada...pero también se/siento que sigues aqui...

cuando las palabras no llegan más allá los silencios son los discursos siguientes...

(jejejejje...igual me he ido liando...no????)
besines 7lunas

tu vecino del 4º