viernes, 31 de diciembre de 2010

fin de año...fin de fiesta y traca final...en fin...



En la pantalla de plasma, última generación, mil colores, sonido cuadribanda y envolvente por demás. Un señor de plástico, con una sonrisa cautivadora, pegado a una jamelga de más de uno ochenta, noventa, noventa, noventa. La aprieta con deseos más que lascivos y entre ensueños sexuales de nuevo milenio empezado, mira a los espectadores y les dice unas palabras con una naturalidad pétrea y mercantil.


- Ha sido un año intenso, un año duro, un año en el que el sistema se ha puesto a prueba. No ha sido el mejor año de nuestras vidas, pero lo hemos superado, hemos podido con él. La crisis, esas personas que lo han pasado tan mal, el mundial, los exitos en el deporte...en fin... Un año que no olvidaremos nunca. Pero en estos momentos lo que nos reune aquí son estas uvas, este excepcional cava. Las campanas van a sonar y el sonido llegará a nuestros corazones que desearán con más fuerza que nunca que mañana sea un nuevo día. Brindemos con el mejor cava del mundo, miren debajo detrás de las burbujas. No olviden estar atentos al primer mensaje publicitario de este nuevo año que va a comenzar...NO se líen con el reloj y las campanadas...El próximo año, ya está aquí, amigos y amigas, cuando se coman todas las uvas, cierren los ojos y deseen lo que más quieran, sin duda todos sus sueños se cumplirán...

- Papá qué es la crisis???...es como cuando mamá dice que vosotros también estais en crisis. Todo lo que sueño lo tendré el próximo año???...


El papá se atraganta con una uva pelada y sin huesos, tose y entre dientes dice algo que a mamá no le gusta. Ella arquea las cejas, se asegura que el rimel sigue en perfecto estado y en el televisor se escuchan las campanadas.
Un nuevo mundo nace ante los ojos de una familia feliz que tiene sueños infinitos, que vive en una casa de cristal con euros en todos los cajones, amantes en todas las esquinas y sueños hasta debajo de la moqueta. Guardan todos sus secretos junto a sus mentiras en el joyero. Viven y brindan pues, en un mundo perfecto en unos cientos de metros cuadrados.
La vida mientras tanto continúa. Mañana ya es hoy, como ayer. Los mismos rincones podridos en nuestras almas de alfileres se encojen cuando miramos hacia un horizonte incierto, en una ciudad que parece que va a ser devorada por máquinas que corren, con prisas enloquecidas, para limpiar lo más rápido posible un leve sueño pasajero de campanadas fantasmas y repetitivas.-



el vecino del 4º


posdata: sueñen mientras puedan, yo creo que me dedicaré a dibujar poemas, inconfesables, sobre el ombligo de alguna musa... y si quieren, también les puedo contar infinitos cuentos de miel y besos de azúcar con final feliz-feliz... en todo caso sueñen pero no se mientan...

6 comentarios:

Marcos Callau dijo...

MUY FELIZ AÑO NUEVO VECINO!!!!

Lu dijo...

Feliz año nuevo, vecino.

Que este año tu 4º se llene de felicidad... y nos sigas repartiendo una poquita con tus, siempre maravillosas, letras.

Cuidate...
Seguiré viniendo de visita ;)

Un beso enorme,
Lu

Amaya dijo...

Fin de año, y otro que comienza..Será como nosotros hagamos que sea.

Besos

Prometeo dijo...

Soñaremos, soñaremos pero los sueños sueños son, la vida es sueño...soñamos que vivimos, soñamos que amamos, soñamos que somos felices, soñamos, soñamos...un dia despertaremos en las iras de un Dios furioso...seguiremos visitandote pero arregla el ascensor, por favor.
un fuerte abarzo y feliz 2011.

Aïcha dijo...

Bueno, es efímero el momento de las doce campanadas pero al menos casi todo el mundo guarda nuevas esperanzas e ilusiones en su corazón. Y acaso un minuto de felicidad no es suficiente para empezar el año? yo creo que si. un beso vecino me alegra volver a leerte.

feliz año

Leni dijo...

Pues yo es que cuando sueño...a veces me miento...
Pero quien me quita el disfrute de encontrar la verdad...

Feliz año¡¡¡
PUMMMMMMMMMMMM..

Beso